Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Prueba PCR del Covid-19 / EP

Un juez condena a una empresa por despedir a un trabajador contagiado por Covid-19

La sentencia, pionera en Cataluña, obliga a indemnizar a la víctima amparándose en la doctrina de la enfermedad estigmatizante

3 min

El Juzgado de lo Social 1 de Mataró ha anulado el despido de un trabajador a quien la empresa extinguió su contrato tras contagiarse de Covid-19. La sentencia aprecia que el empleado fue despedido por "ser sospechoso de llevar una enfermedad infecciosa y altamente contagiosa", sin previo aviso y tan solo dos días después de haberse declarado su situación de incapacidad temporal.

El magistrado considera que esta interpretación, basada en la doctrina de la "enfermedad estigmatizante", vulneró los derechos fundamentales del trabajador. Por tanto, acuerda la nulidad del despido e impone una indemnización de 6.251 euros por la comisión de una falta muy grave. Además, el fallo obliga a la empresa a readmitir al empleado con las mismas condiciones de salario y posición previas a su destitución.

Sentencia pionera

Según la sentencia, "el verdadero motivo del despido es el hecho de que el actor, que prestaba servicios como peón especialista, era sospechoso de llevar una enfermedad infecciosa y altamente contagiosa". "Esta circunstancia --sigue la resolución-- se puede equiparar a la de enfermedad estigmatizante, es decir, una enfermedad que produce en terceras personas actitudes de rechazo, objección o miedo".

Se trata de la primera ocasión en que los tribunales catalanes se posicionan sobre los denominados despidos Covid, es decir, los ceses en la relación laboral motivados exclusivamente por miedo al contagio del virus. La sentencia podría abrir la puerta a otras reclamaciones de trabajadores que fueron despedidos durante la primera oleada de la pandemia.

Doctrina comunitaria

En su resolución, la magistrada apela a la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para fundamentar su argumentación. En una sentencia reciente, el TJUE matizó de forma importante el posicionamiento del Tribunal Supremo respecto a los despidos de personas en situación de incapacidad temporal.

En concreto, el tribunal comunitario estableció que la incapacidad temporal se podía equiparar con el concepto de discapacidad, que exige un mayor grado de protección en el ámbito laboral. Los abogados del Colectivo Ronda coinciden con esta interpretación: "Des del primer momento se mostraba un amplio catálogo de indicios que señalaban que el trabajador había perdido su trabajo por la única razón de haber enfermado y padecer una patología que en aquel momento y, todavía hoy, implica una gran carga estigmatizante". "Hacen falta muchas más sentencias como esta que representen una protección eficaz frente a esta injustificable vulneración de nuestros derechos fundamentales", concluyen los letrados.