Menú Buscar
Donald Trump, presidente de Estados Unidos, dando un mitin el pasado jueves en Cincinnati en el que habló de nuevos aranceles y de guerra comercial/ EFE

Semana negra en la bolsa española por el miedo a una contracción

La guerra comercial de EEUU con China, Japón y Europa genera nervios en los mercados, preocupados por la ralentización económica

02.08.2019 21:28 h.
5 min

La reanudación de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así las consecuencias negativas que han causado las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo (BCE), han provocado que la bolsa española haya caído esta semana el 3,55%, el peor resultado semanal del año.

En la bajada del parqué nacional, cuyo principal indicador, el Ibex 35, termina este ciclo en 8.897,6 puntos, nivel de mediados de enero pasado, también ha influido la publicación de las cuentas empresariales del primer semestre del año y de algunas estadísticas de actividad que señalan la desaceleración de muchas grandes economías. 

Más amenazas de Trump

En la última sesión de la semana el Ibex ha perdido el 1,56% por la caída de los mercados internacionales después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara el jueves la imposición de aranceles a productos chinos por importe de 300.000 millones de dólares. Las amenazas de Trump con imponer tasas a manufacturas europeas también provocó caídas a las bolsas europeas, además de afectar a otros mercados.

Así, la cotización del barril de petróleo Brent se acercaba a 60 dólares, mientras que la onza de oro se aproximaba a 1.450 dólares, precio desconocido desde mayo de 2013.

La política monetaria

La guerra comercial y la intención desvelada la semana pasada por el BCE de adoptar una política monetaria más laxa, que se podría concretar en una bajada de los tipos de interés en septiembre, también impactaba en el mercado de deuda, donde el bono alemán ofrecía una rentabilidad mínima en su historia del -0,497%.

El BCE intentaría así contrarrestar el frenazo de la economía europea, de la que se conoció esta semana que el PIB de la zona euro había crecido el 0,2% en el segundo trimestre, la mitad que entre enero y marzo, con lo que la tasa interanual quedaba en el 1,1%.

La banca, castigada

La pretensión del BCE también incidía en el euro, que bajaba a 1,11 dólares, y en la cotización de la banca, que representan la cuarta parte de la bolsa, que volvía a resentirse con el recorte de 0,25 puntos de los tipos por la Reserva Federal, la primera rebaja desde diciembre de 2008, medida mal recibida en Wall Street.

La apuesta por un Brexit duro y sin acuerdo del nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, también perjudicó a algunos valores del mercado nacional y a la cotización de la libra, que bajó de 1,1 euros.

Algunas estadísticas incidieron negativamente en la evolución bursátil semanal, que solo subió un día, como la caída de la actividad industrial en Estados Unidos, que se aproxima a valores cercanos a la contracción, así como la revisión a la baja de los datos de empleo estadounidenses de junio y el citado PIB de la zona euro. 

Solo se salva un valor

En cuanto a la evolución semanal de los grandes valores, solo subió Iberdrola, el 0,79%, en tanto que Banco Santander comandó las pérdidas al ceder el 7,54%; BBVA cayó el 6,43%; Repsol el 5,28%; Telefónica el 4,01% e Inditex el 2,21%.

Siemens Gamesa ha registrado el mayor descenso de la bolsa, el 18,29%, afectada por sus resultados del primer semestre, mientras que Ence cayó el 11,87% por sus cuentas y ArcelorMittal el 11,86%.

Solo siete valores terminaron esta semana con ganancias, la mayoría del sector energético, que encabezó Enagás al revalorizarse el 2,54%, mientras que Red Eléctrica avanzó el 2,26%; Inmobiliaria Colonial el 1,48%; Naturgy el 1,17 %, con Iberdrola a continuación, en tanto que Endesa subió el 0,4% e IAG el 0,04% gracias a sus resultados