Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Flota de motos eléctricas de alquiler de Yego, una de las firmas de movilidad compartida / EUROPA PRESS

¿Es seguro usar motos de alquiler en tiempos de pandemia?

Las empresas de ‘motosharing’ incrementan la limpieza y desinfección de sus flotas, y confían en ganar mercado en detrimento del transporte público

Esther Figueroa
6 min

Los servicios de alquiler de motos o motosharing se adaptan, como todos, a los tiempos del coronavirus. Pero ¿es seguro utilizar estos vehículos en momentos de pandemia y en plena oleada de rebrotes? Las empresas del sector no solo han incrementado la limpieza y la desinfección de sus flotas, sino que esperan ganar mercado en detrimento del transporte público, donde son habituales las aglomeraciones, sobre todo en horas punta.

Las compañías de motosharing saben que la cuestión más importante en estos momentos es la higiene. Por ello, y para garantizar la seguridad de los usuarios, las empresas eCooltra y Bird explican que desinfectan sus flotas una vez al día. “Los vehículos se higienizan a diario prestando especial atención a los puntos sensibles, como manillares y baúles”, asegura Timo Buetefisch, CEO y cofundador del Grupo Cooltra.

Gel hidroalcohólico y guantes

Por su parte, la empresa Yego también lleva a cabo una exhaustiva limpieza de sus motos y bicicletas. En su caso, sin embargo, este lavado varía y no es diario como norma. “Se limpia la moto en cada cambio de batería, y esta, depende del uso que se le da, puede agotarse a diario o necesitar más días”, argumenta Tim Ougeot, uno de los fundadores. Esta limpieza se hace en la calle, a cualquier hora del día, con una máquina al vapor que permite eliminar las posibles bacterias del vehículo.

En cambio, Yego ha incorporado un gel desinfectante en todos los vehículos para que el usuario lo utilice, si así lo desea, para limpiar el manillar o cualquier zona de la moto o de la bici que va a utilizar. “Nosotros recomendamos a los usuarios que conduzcan con guantes propios para así luchar de una manera más eficaz contra el virus”, comenta Ougeot.

Lavado automático

En esta línea, desde Bird explican que, en otras ciudades europeas, sus vehículos incorporan una opción de limpieza automática: cada dos o tres horas, se lanza gel hidroalcohólico en el manillar.

Estamos investigando el lanzamiento en España, pero, de momento, se está testando únicamente en otros mercados europeos para ver la reacción del usuario”, explica Toni Riera, el director general de Bird para España y Portugal.

¿Competencia con el transporte público?

Al margen de la higiene, todas las empresas necesitan facturar. Bird ha impulsado una campaña (hasta el 19 de julio y para los residentes de Barcelona) en la que todos los viajes cuestan 1 euro, independientemente de la duración media del trayecto. Pretende con ello reactivar el uso del servicio y atraer nuevos clientes. “Durante esta semana, nuestro servicio será más asequible que cualquier transporte público, que cuesta una media de 1,20 euros”, destaca el director general de Bird.

Por el contrario, desde Yego destacan que el transporte público no es competencia. ¿Por qué? En el metro o en el autobús el riesgo de contagio es mayor porque hay multitud de gente, así que mantener una distancia de seguridad se complica en según qué zonas y horarios. “En comparación, nosotros somos un modo de movilidad totalmente personal y, por ello, seguro”, expresa Tim Ougeot.

El ‘motosharing’ de empresa

Asimismo, en esta nueva normalidad en la que se buscan maneras de movilidad individual, el motosharing también quiere ganar terreno en el sector del transporte para ir y volver del trabajo con un servicio centrado en las empresas y en sus empleados. En Barcelona, las compañías que lo ofrecen son Yego y eCooltra. En este aspecto, Yego le lleva la delantera a eCooltra, dado que Yego Business ya lleva tiempo ofreciendo desplazamientos a múltiples trabajadores de una misma empresa.

En el caso de eCooltra es un nuevo lanzamiento llamado eCooltra Empresas el que ofrece contrataciones por una tarifa plana mensual por empleado. Esta incluye 20 o 40 minutos de transporte diarios, según las necesidades del trabajador. “En los últimos meses hemos visto un rápido aumento en el uso de nuestras motos eléctricas en horas de entrada y salida, por lo que ofrecer un servicio personalizado para las empresas y sus trabajadores ha sido el camino natural”, explica Buetefisch.

Optimismo para el verano

La situación actual podría ser la clara responsable de que los ciudadanos utilicen más el servicio de motosharing. Para Bird, la duración media de los viajes ha aumentado la primera semana de julio con respecto al mismo período del año pasado. “En 2019 teníamos una media de nueve minutos de viaje y ahora, en 2020, se han alcanzado los 12 minutos”, explica Toni Riera. La misma empresa también ha notado que “los usuarios frecuentes hacen más viajes que el año pasado”: “Esperamos que la cosa se mantenga o incluso mejore durante este verano”.

Estas esperanzas también las comparte Tim Ougeot de Yego que, pese a haber experimentado una caída del 95% de viajes durante la pandemia, explica: “Somos optimistas con los números porque este mes de julio las cifras van aumentando y cuando toda la gente vuelva a trabajar en la oficina, nuestros usuarios crecerán”.