Menú Buscar
Edificio Segur Ibérica en la calle Juan de Mariana de Madrid / CG

Segur Ibérica seguirá operativa pese al concurso de acreedores

La entrada de fondos buitre en su accionariado podría haber forzado la quiebra, pese al ERE de noviembre que afectaba a parte de una plantilla de 4.700 trabajadores

Jorge de Lorenzo
3 min

Tras el concurso voluntario de Segur Ibérica, la administración concursal designada, Price Watherhouse Coopers (PwC), ha garantizado la viabilidad de la compañía a un comité en el que participan representantes de la empresa y los trabajadores.

“La compañía va a seguir. No hay problemas de solvencia y se harán pagos graduales de lo que se adeuda a los empleados”, señala a Crónica Global un portavoz de CCOO. Las partes involucradas mantuvieron una reunión este miércoles con la división legal y fiscal de PwC en la que se informó que hay liquidez para hacer frente a los pagos prioritarios.

Fondos buitre

Segur Ibérica estuvo presidida por Pedro Morenés, exministro de Defensa, hasta su incorporación al Gobierno en 2012. Fue sustituido por Luis Lada, procedente de Telefónica I+D, y actualmente preside la compañía, Ignacio Suárez, exdirectivo de telecomunicaciones. En noviembre pasado y tras anunciar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaría a parte de la plantilla, cerca de 4.700 trabajadores, un portavoz de la compañía negó la posibilidad del concurso y de que fuera a cerrar.

A la entrada de fondos buitre en su accionariado que exigen mayor tajada se atribuye en fuentes sindicales la razón del concurso voluntario presentado y ratificado el pasado 22 de diciembre por el juzgado mercantil número 3 de Madrid. En 2010 varias entidades de capital riesgo, Corpfin, N+1, MCH y Espiga, se convirtieron en las entidades con mayor peso accionarial. Entonces pusieron a la venta Segur Ibérica sin éxito. De Corpfin Capital es consejero Patricio Gandarias, consejero a su vez en la compañía de seguridad privada.

El grupo, en venta

La matriz Grupo Segur, la tercera empresa de seguridad privada más importante en España, acordó hace unos meses su venta a una multinacional. Con este fin, inició de forma voluntaria un proceso concursal acelerado. Los representantes de Segur Ibérica y de la plantilla cerraron el pasado 28 de diciembre el periodo de consultas tras no alcanzarse un acuerdo sobre el ERE anunciado. La empresa de seguridad tenía un plazo de 15 días, que finalizaba hoy, jueves, para decidir cómo lo ejecutaba. Los sindicatos denunciaron el impago de varias nóminas a los trabajadores.  

El futuro de Segur Ibérica pasa por el adelgazamiento de la compañía. En la actualidad cuenta con 28 delegaciones lo que se considera excesivo para 17 comunidades autónomas. Los cierres pactados de varios centros que, en principio no implican la venta de sedes en propiedad, provocarán el despido de un número de trabajadores aún sin cuantificar.