Menú Buscar
El sector de las dos ruedas pide subvenciones para la moto eléctrica / EFE

El sector de las dos ruedas pide subvenciones para la moto eléctrica

La patronal reclama un tratamiento equiparable al de los coches para capitanear la innovación

5 min

El sector de la moto reclama más ayudas públicas para ampliar la cuota de vehículos eléctricos. Anesdor, la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas, denuncia un ninguneo del ciclomotor en el plan de ayudas públicas, una escasa inclusión de la motocicleta, y pide una inversión pública proporcional a la que el Gobierno hace por el coche eléctrico.

Las matriculaciones de ciclomotores y motocicletas eléctricas en España aumentaron el 128,5% en 2016 respecto del año anterior. “El crecimiento ha sido espectacular”, ha valorado el secretario general de Anesdor, José Maria Riaño. Sin embargo, admite que el porcentaje de crecimiento (128,5%) es un “indicativo” que puede dar una sensación distorsionada, al estar el sector todavía en fase de despegue. Lo muestran las cifras absolutos: se matricularon 1.371 unidades.

Motos Vs. Coches

La flota de vehículos eléctricos de dos ruedas (0,8%) duplica la de turismos (0,4%). Pero ambas “siguen siendo cuotas demasiado pequeña”, reconoce Riaño. Desde la patronal de dos ruedas, quiere que la moto lidere la apuesta por los motores limpios.

“El desarrollo de la moto eléctrica debe ser anterior al del coche eléctrico por la sencilla razón de que al tratarse de un vehículo más ligero y más ágil, su propulsión es más fácil”, argumenta. Un motor más sencillo y más barato, con el que los fabricantes innoven para después poder aplicarlo también al turismo.

Plan Movea

La inversión pública es imprescindible. “La contaminación cada vez preocupa más y, en contrapartida, los vehículos eléctricos cada vez tienen más aceptación social”, constata el secretario general de Anesdor.

En 2014 el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad lanzó el Plan de Impulso a la Movilidad con Vehículos de Energías Alternativas (Movea) con una previsión de seis años para su aplicación, hasta 2020. El objetivo, prestar ayudas económicas para incentivar la compra de vehículos de energías alternativas y para implantar puntos de recarga.

“Los vehículos con energías alternativas del Plan Movea ayudan a la motocicleta eléctrica pero no al ciclomotor eléctrico", denuncia. Por eso la petición de  comienza por la inclusión de ambos vehículos en el plan de ayudas.

Sin embargo, el plan Movea tiene al turismo como predilecto y no tiene en consideración al sector de las dos ruedas tanto como le gustaría a Anesdor, que representa a más del 96% del mercado, con 41 empresas y 83 marcas.

Las demandas de la moto

“Debe mejorarse la ayuda de la administración para el crecimiento de la moto eléctrica”, sentencia Riaño. Para empezar, pide al Ministerio que el Plan Movea incluya al ciclomotor eléctrico, que ahora está totalmente obviado.

Por lo que respecta a las motocicletas, la principal crítica es que el comprador solo puede acogerse al plan si compra un vehículo de precio inferior a 8.000 euros. Un límite muy bajo, según la patronal, ya que  los motores eléctricos son más caros que los tradicionales. Riaño solicita que se “eleve la barrera” del precio máximo.

Por otro lado, Anesdor exige la integración de las diferentes políticas públicas. “El consumidor no puede manejar un mapa tan complejo” de ayudas, entre las del Gobierno de España, la Generalitat de Catalunya y los ayuntamientos. Los planes medioambientales, además de bienintencionados se deben coordinar para que el incentivo sea real, argumentan.