Menú Buscar
Imagen de archivo de la línea de montaje de Seat en la sede central del grupo, la factoría de Martorell (Barcelona).

Seat ‘pasa’ de la primera cita en los juzgados por el ‘caso diéselgate’

Los letrados de Reclamador preparan una demanda colectiva para reclamar indemnizaciones a unos 300 clientes

C. F.
2 min

Seat deberá hacer frente a una demanda colectiva que se prepara en España por el caso diéselgate. Así lo ha decidido el equipo legal del bufete Reclamador tras la negativa de la compañía a presentarse en el acto de conciliación al que estaba convocado este lunes en el Juzgado de Primera Instancia de Martorell (Barcelona), el mismo municipio de la sede social de la automovilística.

Los letrados de la plataforma on line habían instado esa vía para ahorrarse el proceso judicial que se puede demorar hasta más allá de un año. Reclamador representa a más de 100 propietarios de vehículos de la marca española en los que se ha incluido el software que altera el límite de óxido de nitrógeno para que parezca que contaminan menos en las revisiones.

Demanda de Seat y Volkswagen

Existe otro proceso civil paralelo presentado en los juzgados de El Prat del Llobregat (Barcelona), donde radica la sede social de la filial española del Grupo Volkswagen. Aún no se ha fijado fecha para la conciliación.

La decisión de Seat de no presentarse, algo previsto en la ley que regula la mediación, se espera que se haga extendida a la cúpula del consorcio alemán. Por ello, la acusación prepara una demanda colectiva en el que no se segregue por marca.

Más de 300 afectados

El proceso judicial tendría mucha más fuerza, ya que se haría en nombre de más de 300 afectados. Reclamador trabajará a título individual en presentar la demanda colectiva, aunque fuentes del bufete on line dejan la puerta abierta a incorporar otras firmas legales para que les asesoren a lo lago del proceso.

Los mismos interlocutores indican que queda tiempo para sumar a más afectados por el caso diéselgate en España. Las indemnizaciones que reclaman oscilan entre los 4.900 y los 19.800 euros en base a la marca y la antigüedad del vehículo afectado.