Menú Buscar
Luca de Meo (i), presidente de Seat; Wayne Griffiths (c), vicepresidente comercial; y Mikel Palomera (d), responsable de la firma en España / CG

Seat se prepara para despedirse del diésel

Luca de Meo, presidente del grupo, afirma que este combustible subirá de precio en ocho años y que supondrá una desventaja para los coches pequeños

Cristina Farrés (enviada especial a Ginebra)
5 min

Seat se prepara para las nuevas tendencias de la industria de la automoción, y eso implica despedirse de los motores diésel. Luca de Meo, presidente del grupo, ha explicado en el Salón del Automóvil de Ginebra que las ventas de este perfil de vehículos ya han disminuido en modelos como el Ibiza por su precio de venta. Suponen solo un 20% del total de los pedidos, y esta tendencia a la baja se incrementará en los próximos ocho años.

El máximo ejecutivo del grupo ha recordado que la obligación de rebajar las emisiones de NOx marcada por la Unión Europea propiciará un incremento en el coste final para los clientes. La revalorización coincidirá con el boom del vehículo eléctrico, según las previsiones del Grupo Volkswagen. Será esta nueva tecnología limpia --y más asequible por la rebaja de los costes de producción actuales-- la que apartará los motores diésel del portfolio de la marca.

Desventaja en los coches pequeños

La política de recorte de la contaminación supondrá una “desventaja para los coches pequeños”, ha manifestado De Meo, un perfil en el que el precio pesa especialmente en la decisión de compra y en el que los márgenes se controlan de forma destacable. Además, se debe tener en cuenta que recorrerán menos kilómetros por lo que el ahorro en combustible es menor. Esto abarca la mayoría de los productos de la automovilística con sede en Martorell (Barcelona). “Esperamos un cambio de mix en este segmento”, confirma su presidente.

Solo prevé que la demanda se mantenga en el segmento de los todocaminos urbanos, los SUV. “No es una moda, es una tendencia a largo plazo”, ha señalado sobre un segmento en el que Seat ha entrado fuerte con el Ateca y que a finales de año esperan revolucionar con el inicio de las ventas del hermano pequeño de este modelo, el Arona.

De Meo ha recordado que la marca española será la primera del Grupo Volkswagen en presentar un SUV pequeño: “Nos hemos adelantado”.

Mejora de las ventas

Seat vive un momento optimista. Presentará el cierre económico el próximo 23 de marzo en Barcelona y De Meo ha avanzado en la principal feria del motor de Europa que será “muy positivo”. Wayne Griffiths, vicepresidente comercial de la compañía desde el pasado septiembre, declara que se han convertido en "una de las marcas que más vende en el mundo”.

Ha comercializado 14.450 vehículos en España en los dos primeros meses del año, el 24,5% más en comparación con el arranque del año anterior. En Alemania, han llegado a los 11.950 coches (+8,9%); han comercializado 5.550 unidades en Reino Unido (+21,3%); 3.350 en Francia (+1,4%) y 3.300 en Italia (+15,8%).

Nuevos mercados

Son estos dos mercados los que se reforzarán en la estrategia de comercialización actual, según Griffiths. Con todo, también tienen el foco puesto en plazas como Irán y Egipto, en las que aprovecharían la presencia de Volkswagen en la región. Incluso cuentan con la experiencia de Algeria para rebajar los costes de importación.

En este país del norte de África, han desembarcado con el sistema CKD. Un ensamble que se realiza en una factoría de ese país y que les permite poner el sello de Fabricado en Algeria. La base del vehículo se produce en Martorell y detalles como las ruedas, los líquidos y el volante se insertan en el coche allí. El sistema ya está rodado, ha permitido llevar el Ibiza a ese país. Pero es el modelo viejo; el nuevo no llegará a los concesionarios españoles hasta junio (a partir de 14.000 euros) y tardará un poco más en su expansión fuera de Europa.