Menú Buscar
Matthias Müller (centro a la derecha), presidente del Grupo Volkswagen, y Luca de Meo (centro izquierda), responsable de Seat, en una presentación de producto de la firma española en el Salón del Automóvil de París / CG

Seat confía su futuro a ser referente en conectividad dentro del Grupo Volkswagen

Luca de Meo apuesta por desarrollar nuevos sistemas de interacción con el vehículo que den mayor servicio a los clientes y busca la complicidad del ecosistema tecnológico de Barcelona

3 min

Seat apuesta fuerte por pasar de ser una de las marcas baratas de Volkswagen a convertirse en un referente de conectividad dentro del consorcio de automoción alemán. El presidente de la compañía, Luca de Meo, reconoció este jueves en el marco de un encuentro con los medios en el Salón del Automóvil de París que se trata de un objetivo ambicioso pero que será básico para no perder el tren de los avances del sector.

La marca española tiene experiencia en este sentido. De hecho, quedó relegada a competir por una cuestión únicamente de precio durante años, al limitarse a adaptar sus modelos a las novedades que ya se habían consolidado entre sus competidores. “Nuestro reto actual es encontrar soluciones que sean reconocidas por parte del resto de marcas de la compañía”, manifestó.

Ecosistema digital sencillo

Quiere ser referente en el easy mobility. Es decir, desarrollar un sistema lo máximo de intuitivo posible para que los conductores puedan conectar su vehículo a la red y recibir información. Quiere ofrecer un “ecosistema digital sencillo” que ofrezca a los usuarios soluciones de todo tipo bajo la premisa de estar conectado.

Desde los más habituales, como buscar las mejores rutas en consumo y emisiones al evitar atascos, a disponer de una alarma automática en accidentes, la asistencia en el aparcamiento y, en el futuro, alcanzar la conducción autónoma.

Aprovechar la innovación de Barcelona

Para ello cuenta con la ventaja de la ubicación. Barcelona empieza a recoger los frutos de apostar durante años por convertirse en uno de los centros de referencia en innovación tecnológica del sur de Europa. La apuesta se vio reforzada cuando el Mobile World Congress desembarcó en la ciudad y recibió un impulso económico con el proyecto de la Mobile World Capital, que trabaja entre otras cuestiones en transformar los municipios en ciudades inteligentes (las smart cities).

El ecosistema emprendedor de la capital catalana es destacable y aparecen numerosas iniciativas privadas en el segmento tecnológico para convertirse en el hub que se desea sobre el papel, como la del Pier 01. Seat quiere reforzar y capitalizar esta oportunidad local. Barcelona es el factor sobre el que descansa la construcción de la marca y se ponen en valor todas las oportunidades que brinda la ciudad.

En clave política, De Meo aseguró que eso no le ha pasado factura en el resto de España. “Como ciudad, es una plataforma increíble que se debe aprovechar”, mantuvo.