Menú Buscar

Seat cede a Volkswagen toda la responsabilidad económica del ‘diéselgate’

La automovilística no provisiona ni un euro para hacer frente a las posibles multas derivadas de alterar las emisiones de algunos motores diésel

3 min

Seat ganó seis millones de euros el año pasado y ni en la cuenta de pérdidas y ganancias de ese ejercicio ni la del año en curso se reflejará el impacto de la mayor crisis que ha vivido el Grupo Volkswagen en su historia moderna, el escándalo del caso diéselgate. Será la matriz la que asuma todos los “costes para impulsar las medidas técnicas que se deberán llevar a cabo”, en palabras del vicepresidente económico de la automovilística, Holger Kintscher.

Así consta en un acuerdo con la marca española y el resto de firmas del consorcio alemán. La distancia llega a tal punto que Seat mantuvo en 2015 el total de las retribuciones percibidas por todos los miembros del consejo de administración y de la alta dirección en 11,2 millones (la misma cantidad que el ejercicio anterior) y no aprobó una reducción de sueldos como sí hicieron otras marcas del consorcio como Volkswagen.

Revisión a finales de marzo

El presidente de la compañía, Luca de Meo, anunció hace unas semanas en el Salón del Automóvil de Ginebra que a finales de marzo se llamarán a revisión los modelos Exeo que están afectados por la manipulación de las emisiones en los motores diésel EA189 para realizar los ajustes técnicos necesarios para eliminar el software que altera las mediciones de óxido de nitrógeno.

“La prioridad absoluta de Seat ha sido ofrecer una solución técnica a los vehículos afectados y garantizar a los clientes un servicio rápido con menores problemas”, afirmó este martes De Meo en la presentación de los resultados anuales de la automovilística. De hecho, así inició la presentación en otro gesto con el objetivo de lavar la imagen de marca de Volkswagen.

Revisión voluntaria

La revisión de los 700.000 vehículos afectados de la marca española empezará a finales de mes y será voluntaria. A diferencia de otros países, no se ha marcado como obligatorio la revisión. La cúpula de Seat la recomienda para evitar posibles problemas futuros si llegara a cambiar la legislación nacional.

El error es de Volkswagen y la matriz lo pagará. Será el próximo 28 de abril, cuándo el presidente del consorcio Matthias Müller de a conocer los resultados globales del gigante alemán de la automoción cuándo se conozca cuál ha sido el impacto global de la crisis del diéselgate