Menú Buscar
El presidente de Metrovacesa, Ignacio Moreno, y el consejero delegado, Jorge Pérez de Leza, en el toque de campana para el debut bursátil de la inmobiliaria / EFE

Santander y BBVA adelantan el cobro de 36 millones en Metrovacesa

Con la percepción del dividendo, los dos bancos buscan resarcirse del fracaso de la salida a Bolsa, cuando obtuvieron 250 millones menos de los previstos por el 30% de la inmobiliaria

03.03.2019 00:00 h.
5 min

Metrovacesa, la centenaria inmobiliaria que hace un año regresaba a Bolsa, no tenía pensado pagar dividendo en 2019, pero lo hará. Los dos grandes bancos españoles, Santander y BBVA, que acumulan el 72% de su capital, han decidido que no hace falta esperar a 2020 para ser retribuidos. Entre ambas entidades se embolsarán 36 millones de euros.

Será posible gracias a que el consejo de la promotora, presidido por Ignacio Moreno, propondrá a la próxima junta de accionistas el reparto de 50 millones de euros en efectivo, con cargo a la prima de emisión, que serán abonados inmediatamente después, antes de que acabe el segundo trimestre de 2019.

Restricciones aparcadas

Hace un año, en la salida a Bolsa, Metrovacesa no preveía repartir dividendos hasta 2020, cuando esperaba distribuir el 80% del flujo de caja libre. Y, además, hacia hincapié en el hecho de que contaba con ciertas restricciones relacionadas con su contrato de préstamo, que afectaban a los pagos y repartos de dividendos.

Doce meses después, las cosas han cambiado tras conocerse los resultados cosechados por la inmobiliaria al cierre de 2018, con un recorte de las pérdidas en un 76%, hasta 9,1 millones de euros, gracias a los 110 millones de euros ingresados con la entrega de 520 viviendas, los 64 millones recibidos por la venta de suelo y 28 millones más por sus negocios comerciales.

Resarcirse del fiasco de la salida a Bolsa

De esta manera, ambas entidades recuperarán parte del dinero que habían previsto ingresar hace un año, cercano a los 900 millones de euros por la venta de casi 30% del capital de Metrovacesa, pero que, finalmente, al tener que reducir el precio de venta de las acciones (de 19,5 a 16,5 euros), se quedaba en 625 millones.

Desde entonces, la cotización de la inmobiliaria no ha levantado cabeza, llegando en ocasiones a situarse muy cerca de perder el umbral de los 10 euros. Ahora, al cierre del pasado viernes, las acciones de Metrovacesa se situaban en 11,45 euros, dejando su valor de mercado en 1.737 millones de euros, a años luz de los casi 3.000 millones con los que Santander y BBVA salieron al mercado hace un año para vender el 30% del capital.

Reparto del dividendo

Con los títulos en esos 11,45 euros, el 51,3% del Santander (49,36% de manera directa y el 1,93% a través de Quasar, la sociedad que comparte con el fondo Blackstone), capitaliza por 891 millones, mientras que el 20,85% del BBVA tiene un valor de 362 millones de euros.

De los 50 millones de euros que se repartirán los accionistas de la promotora antes de que finalice el primer semestre de 2019, el banco presidido por Ana Botín se embolsará 25,64 millones de euros, la entidad presidida por Carlos Torres Vila recibirá 10,4 millones y el fondo Blackstone, por su 2% a través de la sociedad Quasar, será retribuido con un millón de euros.

El fondo Schroders y el banco suizo Julius Baer

De este primer dividendo de Metrovacesa tras su regreso a Bolsa también se beneficiarán los otros dos accionistas significativos, el fondo británico Schroders y el banco privado suizo Julius Baer.

El fondo británico, que afloraba su 5,16% tras comprar un paquete de 7,83 millones de títulos en la OPV, será retribuido por la inmobiliaria con casi 2,6 millones de euros, mientras que la entidad helvética cobrará 1,5 millones por los 4,56 millones de acciones adquiridos a finales del pasado mes de enero.

Julius Baer aprovechaba uno de los momentos más bajos de Metrovacesa en el parqué, con las acciones a poco más de 10 euros, para realizar una inversión de 48 millones de euros, confiando en que la empresa remonte el vuelo y sea capaz de sacar adelante su ambicioso plan de negocio. De momento, en el mes y medio transcurrido, la inversión ya resulta rentable.