Menú Buscar
Una planta fotovoltaica de Abengoa, en una imagen de archivo / EFE

Santander se desprende de un 7,2% de Abengoa y el Sabadell sale del capital

La banca ejecuta el plan que incluyó su entrada en el capital de la empresa para evitar el concurso de acreedores

3 min

El Banco Santander ha rebajado del 9,63% al 2,41% su participación en Abengoa, operación que implica la venta de un 87,2% del capital que poseía, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Del 2,41% en que queda su participación, el 2% lo controla Santander de forma directa, mientras que el resto se articula a través de inversiones de Santander Factoring EFC, Banco Santander Brasil y Bank Zachodni WBK.

Con esta desinversión, el banco presidido por Ana Botín deja de ser el primer accionista de la empresa, posición que ocupa ahora Crédit Agricole con un 8,77% del capital. Aunque el banco se mantiene como principal acreedor de Abengoa, en los últimos días, otra de sus entidades acreedoras, el Sabadell, ha aprovechado para deshacerse de posiciones en la empresa al vender todos sus títulos equivalentes al 3,17% del capital.

Bancos como accionistas

La entrada de los bancos en el capital se concretó hace dos semanas para evitar el mayor concurso de acreedores de la historia de España. Tras la reestructuración de la empresa, con Gonzalo Urquijo al frente, los grandes bancos españoles sumaron el 26,9% total de la participación en su capital. Caixabank tiene un 4,95%, frente al 4,64% de Bankia y el 4,58% del Banco Popular.

En total, la banca acreedora se hizo con un 43,24% del capital de Abengoa, un porcentaje cercano al 45% que se tomó como referencia en el plan de reestructuración. Los bancos han dispuesto de 718 millones de acciones de clase A y de 7.367 millones de acciones de clase B.

El nuevo reparto

El acuerdo de reestructuración contempla que los actuales accionistas de la empresa pasen de controlar el 100% al 5%, mientras que los bonistas y hedge funds tomen el 50% de la empresa, frente al 40% para la banca acreedora. El 5% restante queda en manos de avalistas. 

La ampliación de capital ha implicado la emisión de 1.577 millones de nuevas acciones de clase A y 16.316 millones de acciones de clase B. Además, se han emitido 83 millones de 'warrants' sobre acciones A y otros 858 millones de instrumentos sobre acciones tipo B.