Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha: Isona Passola, Joan Guillén, Joan Subirats, Àngels Ponsa, Maria Carme Ferrer y Patrici Tixis / ALEIX MERCADER - CG

Floristas y libreros unen fuerzas para devolver Sant Jordi a las calles

El sector diseña una festividad con firmas de autores y paradas al aire libre tras el visto bueno del Procicat

4 min

"El Sant Jordi del libro y la rosa ha vuelto". Los gremios de libreros y floristas se han conjurado para garantizar que el próximo 23 de abril se pueda celebrar una Diada con la máxima normalidad posible pese al Covid-19.

Pese al confinamiento comarcal, el Procicat ha dado su visto bueno a la festividad, que se celebrará entre las nueve de la mañana y las ocho de la tarde. Así, cada municipio adaptará la celebración a su dimensión y características propias preservando en todo momento las medidas de seguridad.

Recuperar la normalidad

Gracias a esta autorización, el sector ha diseñado un Día del Libro con firmas de autores y tenderetes en las calles. Este hecho se notará especialmente en Barcelona, donde habrá 490 puestos delante de las librerías y floristerías.

Además, estos negocios podrán instalar un puesto entre el miércoles 21 y el viernes 23. Se sumarán también 11 espacios públicos perimetrados repartidos por toda la ciudad para evitar aglomeraciones. Los gremios desplegarán equipos técnicos para controlar el aforo y flujo de visitantes, y durante el mismo día se podrán consultar en una página web todos los detalles de la jornada.

Quejas de los floristas

Los empresarios del libro y la rosa se muestran confiados en la recuperación de las ventas, que en 2020 tocaron fondo por la suspensión de la festividad. Este año, los libreros esperan recaudar un 60% de la facturación habitual en un año prepandémico, que supone la venta de 1,5 millones de obras.

Los floristas rebajan estas previsiones. "Este año venderemos entre 3,5 y 4,5 millones de rosas, lo que supone el 50% en un año normal", ha declarado Joan Guillén, presidente del Gremio de Floristas. El colectivo también ha mostrado preocupación por la interpretación que cada localidad realizará de las recomendaciones del Procicat.

Buenas vibraciones

Por su parte, la presidenta del Gremio de Libreros, Maria Carme Ferrer, ha puesto en valor que los encargos de libros se han adelantado varios días a la Diada. En los últimos días, estos establecimientos están notando "un adelanto de ventas, lo que permite un esponjamiento que es de agradecer", ha dicho.

Asimismo, el presidente de la Cámara del Libro de Cataluña y presidente del Gremio de Editores, Patrici Tixis, ha declarado que "el Sant Jordi del libro y la rosa ha vuelto". "Hemos realizado un gran esfuerzo para que el 23 de abril sea mucho mayor que el del año pasado", ha expresado.

Apoyo institucional

En el acto de presentación celebrado en el Ateneu Barcelonès han participado representantes tanto de la Generalitat  de Cataluña como del Ayuntamiento de Barcelona. El teniente de alcalde de cultura de Barcelona, Joan Subirats, ha manifestado que se trata de celebrar un Sant Jordi "con las mejores condiciones posibles", en un momento en el que "se ha hecho un trabajo muy importante por parte de todos los agentes implicados".

La consellera de Cultura, Àngels Ponsa, ha subrayado el trabajo en "alianzas" llevado a cabo para organizar la jornada. Aunque ha reconocido que "no será como en 2019", ha considerado que "sí será intensamente vivida y la ciudadanía responderá".