Menú Buscar
Dos efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) entrando en el Centro Residencial Carabanchel - Sanitas Mayores / EP

Las residencias de ancianos ocultan a los medios el número de mayores fallecidos por Covid-19

Los grupos de inversión y aseguradoras propietarias de las principales cadenas se ven sobrepasados por la crisis que afecta a sus negocios

6 min

Momentos de zozobra en el antaño floreciente negocio de las residencias de mayores. El impacto de la pandemia en sus centros abre dudas sobre los protocolos de prevención empleados, las condiciones laborales y la situación actual de residentes y personal. Familiares de ancianos y asociaciones de afectados intentan conocer la magnitud del drama que se vive en estos centros con escasa fortuna. 

La división de residencias del gigante asegurador rechaza aportar a los periodistas los datos de exitus u óbitos ligados a esta infección, alegando que ya los proporciona a las comunidades autónomas y éstas, al Ministerio de Sanidad. La filial de Sanitas lidia actualmente con al menos dos virulentos brotes del patógeno en sendos geriátricos en Carabanchel (Madrid) y Vitoria (País Vasco).

La división de Sanitas que opera asilos, 47 en toda España [consultar aquí], ha contestado punto por punto a la información publicada por este medio sobre el grave impacto de la pandemia en los cinco grandes grupos de residencias en España: DomusVi; Ballesol; Orpea; Vitalia Home --del exconsultor Chema Cosculluela-- y la propia Sanitas Mayores. La compañía ha desgranado una batería de medidas de prevención y contención del virus en todos los equipamientos que tiene en cartera.

Hasta 700 test PCR

La portavocía de prensa del grupo ha querido aclarar que "ningún centro de Sanitas Mayores ha sido intervenido por las autoridades", a diferencia de otros geriáticos. El grupo, además, se ha coordinado con "las autoridades sanitarias y de asuntos sociales de las comunidades autónomas en las que operamos". Asimismo, la division de mayores del grupo "ha realizado, por su cuenta contratando a un laboratorio externo y, por supuesto, sin repercutir el coste a las familias, los tests PCR a todos los residentes que han mostrado algún síntoma compatible con Covid-19, por leve que éste fuera". Ello se ha traducido en más de 700 pruebas. No obstante y a diferencia de otros centros afectados por la infección, como la Casa Asil de Sant Andreu o la Residència Assistida per a Gent Gran Mossèn Vidal i Aunós (que gestiona Eulen) de Barcelona, las pruebas de medición de proteína reactiva del virus no se han hecho a toda la población residente. 

Sanitas Mayores alega que "el test PCR no es el adecuado para determinar la enfermedad en personas que no hayan tenido síntomas compatibles de covid-19" y que Salud Pública solo hacía estas pruebas a "personas graves en los ingresos hospitalarios". Subraya así la firma que solo el 5,37% de los 6.000 residentes han dado positivo. Esta cifra, de nuevo, debe enmarcarse en la estrategia de test solo a los mayores que presentaban síntomas (700). Con estos resultados, la filial de cuidado de mayores ha "sectorializado" los asilos. ¿Cómo? Creando áreas de "positivos con síntomas, positivos sin síntomas, negativos con contacto estrecho y resto de personas". ¿Y con respecto al personal? "Desde el 9 de marzo se está realizando toma de temperatura y control de síntomas compatibles en el inicio de cada turno". Tras las pruebas, "se envían a cuarentena a todos los [empleados] que presentan síntomas". Cuando hay sintomatología, "por leve que sea", el personal se somete a test PCR, aclara Sanitas. Por último, el grupo ha dispuesto medidas higiénicas y material de profilaxis para sus trabajadores y en los centros.

Dos brotes con muertes

La información aportada por Sanitas Mayores aclara la estrategia de la división de ancianos del grupo asegurador frente al envite del virus SARS-CoV-2. Aporta los detalles que ha tomado la empresa con la pandemia, aunque deja sombras sobre algunos datos. El más importante es el número de fallecimientos ocurridos desde que comenzaron las muertes tras contagio con el patógeno en España, o con la declaración y posterior aprobación de estado de alarma en el país. Otras compañías rivales, como DomusVI, sí han revelado el guarismo de decesos de mayores: 150 desde el estallido de los brotes u clústeres de casos en la península.

Cabe recordar que el conglomerado, que facturó más de 2.000 millones de euros en 2018, último ejercicio disponible, lidia con dos brotes de SARS-CoV-2 en dos residencias en el país: Sanitas San Martín, en Vitoria; y Centro Residencial Carabanchel - Sanitas Mayores. En la primera y según la información de los familiares, habría ya 18 muertes. En la localidad madrileña, los exitus desde el inicio de la pandemia, serían un total de 31.