Menú Buscar
Estación de autobuses de Sant Antoni, en Ibiza

Sanción judicial a Dragados por una estación de autobuses de Ibiza

La Audiencia de Baleares le hace responsable por el accidente de una vecina durante la realización de las obras

08.01.2017 00:00 h. Actualizado: 12.04.2019 13:02 h.
3 min

En estado calamitoso. Así es como se encontraban las obras de construcción de la estación central de autobuses de Sant Antoni de Portmany, en Ibiza, cuando estaban siendo ejecutadas por una de las filiales de ACS, Dragados, y una usuaria sufrió un accidente como consecuencia de la mala situación en la que se hallaban.

Ahora, la Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a la empresa promotora, junto a Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM) --que adjudicó los trabajos--, a indemnizar con 56.117 euros, más los intereses legales, a la víctima de los hechos por los daños y perjuicios sufridos.

Señalización de peligro

Dragados, mercantil que se encuentra también en el punto de mira de la justicia tras serle adjudicadas la ejecución y explotación del hospital de referencia de Baleares tras un proceso plagado de presuntas irregularidades, se opuso, sin embargo, a la demanda de la perjudicada al discrepar del lugar donde ésta afirmaba que se produjo el siniestro así como en relación con la cifra de la indemnización a pagarle.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Crónica Global, considera acreditado, sin embargo, que el 14 de abril de 2006 la recurrente sufrió el accidente cuando iba a acceder a su vivienda, próxima a la estación. El tropiezo se produjo a raíz del mal estado de la vía derivado de los trabajos de construcción y como consecuencia de la inexistencia de señalización de peligro o medidas de seguridad.

Labores de vigilancia

La resolución subraya que las obras las estaba llevando a cabo Dragados al amparo del contrato firmado por ésta y la Administración pública, por lo que, determinan los magistrados, “es evidente la culpa de las dos, una por no haber señalizado adecuadamente y dejar la vía pública en estado calamitoso, y SFM por incumplir sus labores de vigilancia e inspección en la ejecución de las obras”.

Cabe recordar que la filial de Florentino Pérez figura en el sumario del llamado caso Son Espases, impulsado a mediados de 2015 tras la presentación de una querella en la que la Fiscalía Anticorrupción llega a destacar cómo "la perversión alcanza su máximo exponente" en este proceso y que, bajo la realidad formal del procedimiento, "subyacen maniobras criminales fraudulentas" dirigidas a "manipular el concurso con finalidades espurias".

Durante los tres años previos a la adjudicación del hospital, llevada a cabo en 2006 --cuando Jaume Matas gobernaba Baleares por segunda vez--, Dragados consiguió un 18,96% del presupuesto adjudicado por la Administración.