Menú Buscar
Joaquín Gay de Montellá tras Joan Castells / FOTOMONTAJE DE CG

Sánchez Llibre recibe el apoyo de Joan Castells, de Fiatc, para presidir Foment

El actual vicepresidente de la patronal catalana se retira de la carrera para suceder a Gay de Montellà y apuesta por el candidato con mayores apoyos hasta el momento

Xavier Salvador / Cristina Farrés
17.07.2018 00:00 h.
6 min

Josep Sánchez Llibre se encamina después de las vacaciones a la presidencia de la patronal catalana Foment del Treball. Todo está pendiente en esa casa de la decisión temporal que adopte el actual ocupante del cargo, a quienes sus próximos ven con escasas intenciones de dejar el mundo de la representación empresarial. Pero Joaquim Gay de Montellà se verá obligado a convocar elecciones para renovar los órganos de gobierno después de casi dos mandatos consecutivos. Eso será antes de que finalice 2018.

El presidente y consejero delegado de la aseguradora catalana Fiatc, Joan Castells, ha decidido apoyar con todas las consecuencias la candidatura del exdirigente de Unió Democràtica, según ha podido saber este medio. Es más, el ejecutivo piensa apoyar a Sánchez Llibre para evitar que Gay de Montellà intente una maniobra encaminada a cerrar el paso al perfil que considera más idóneo para la nueva etapa que debe inaugurar la patronal catalana.

Vicepresidente de la patronal

Castells es vicepresidente de Foment en la actualidad. Al igual que algunos de sus compañeros albergó intenciones de presidir la asociación empresarial en algún momento. Eso fue así hasta que Sánchez Llibre decidió presentarse, con el apoyo discreto de Juan Rosell (CEOE), e inició la ronda de contactos con el aparato territorial y sectorial de la organización para recabar el máximo número de apoyos en la futura renovación de los órganos de gobierno.

La de Castells era una de las últimas incógnitas después de que otros vicepresidentes de Foment, como Maria Helena de Felipe (Fepime) o Joan Roget (Fedequim), hayan descartado entrar en disputa electoral y suceder al actual presidente. Una actuación que ha disgustado sin duda al actual ocupante del cargo. Gay de Montellà quería controlar quién le iba a suceder al frente del empresariado catalán y no ha recibido del mejor grado las maniobras que se han producido a su alrededor para tomarle el testigo.

Reunión de la junta y el comité

De hecho, el actual presidente tiene previsto reunir a su comité ejecutivo y a la junta directiva antes de que Foment inicie las vacaciones estivales y preguntar de nuevo si alguno de ellos tiene interés en participar en el proceso electoral. Pero ni Roget, ni De Felipe, ni Castells, ni Josep Antoni Belmonte (Cepta) quieren competir con el que fuera hombre fuerte del nacionalismo catalán en el Congreso de los Diputados. Esa experiencia en la gestión política les lleva a declinar cualquier colisión que pueda perjudicar a la organización.

Mención aparte merece el otro vicepresidente Ramon Adell, quien ni se ha significado jamás en los órganos de dirección por realizar propuestas relativas al mundo de la empresa --“si acaso alguna relativa a la fiscalidad, que debe aportar su esposa, fiscalista”, según uno de los integrantes del sanedrín de mando en la sede de Vía Laietana--, menos todavía desde que ha trascendido que Adell ha perdido en los últimos tiempos el favor personal de Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, a pesar de los intentos del economista con conservar ese favor y acompañarlo, incluso, en algunos de los viajes personales que realiza el factótum del grupo financiero catalán como un fiel escudero. Adell preside la Sociedad de Estudios Económicos, una filial de la patronal en la que, de manera fundamental, se realizan encuentros con personas de diferentes ámbitos de responsabilidad para intercambiar impresiones.

Foment en CEOE

Gay de Montellà considera que toda la sucesión le viene impuesta por la CEOE. Interviene en esa argumentación el hecho de que Juan Rosell esté a favor de que le suceda el antiguo político de Unió, así como el hecho de que Sánchez Llibre ocupe ahora un cargo en la patronal española de enlace entre la organización y el mundo de la política.

El presidente saliente de Foment quisiera conservar algún cargo en la patronal estatal, en especial en la comisión de internacionalización. Pero Gay de Montellà no podrá dejar atado su deseo y dependerá de la voluntad de quien le suceda. Antonio Garamendi, presidente de Cepyme y futuro presidente de la CEOE en sustitución de Rosell, tiene apalabrado con Sánchez Llibre que el aspirante a Foment sea el principal representante del empresariado catalán en esta patronal, además de convertirse en su vínculo con el Parlamento.

Contactos de Sánchez Llibre

Fuentes empresariales conocedoras del entorno de Gay de Montellà se sorprenden por el interés del actual presidente de Foment de dejar “atada y bien atada” la que será su sucesión al frente de la asociación catalana de empresarios. El presidente saliente, sin embargo, parece sorprendido por las maniobras que tienen lugar a sus espaldas y que quisiera evitar.

Entretanto, Sánchez Llibre ha contactado con casi todas las asociaciones territoriales y sectoriales de la patronal catalana, de las que se ha granjeado un apoyo casi unánime, según ha podido saber este medio.