Menú Buscar
Miquel Sàmper, conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, habla sobre las ayudas a la hostelería / EP

Sàmper vincula la ayuda económica a la hostelería con la revisión de alquileres

El conseller de Interior destaca que el Ministerio de Sanidad ha defendido la medida del ‘cerrojazo’ a bares y restaurantes para combatir el coronavirus

2 min

La línea de ayudas económicas que la Generalitat de Cataluña pondrá en marcha para apoyar a la hostelería ante el ‘cerrojazo’ de 15 días servirá para revisar el pago de los alquileres de bares y restaurantes. Así lo ha explicado este sábado el conseller de Interior, Miquel Sàmper.

En una entrevista concedida a RAC1, el miembro del Govern ha recordado que el Código Civil contempla la posibilidad de aplicar en los contratos de alquiler una cláusula para modular los pagos cuando las circunstancias sean muy diferentes a las del momento de la firma.

Próximo decreto

La Generalitat anunció una línea de ayudas por valor de 40 millones de euros para los sectores de hostelería afectados por la prohibición de abrir bares y restaurantes por un periodo de 15 días que el Gobierno regional impuso como medida para tratar de frenar el avance de los contagios de Covid-19 en esta segunda oleada.

Sàmper anunció que el Govern prevé aprobar un decreto este martes para agilizar la posibilidad de acogerse a la citada cláusula. Y también ha remarcado que se prevén suspensiones o excepciones de impuestos como el IVA y Sociedades, así como las cotizaciones a la Seguridad Social.

Avalados por Illa

El conseller ha defendido la medida del ‘cerrojazo’ con la circunstancia de que ha recibido el respaldo del ministro de Sanidad, Salvador Illa. Además, ha asegurado que Cataluña va “un paso por delante de Madrid” precisamente porque las Administraciones de la capital no han decidido el cierre de bares y restaurantes.

También se ha mostrado satisfecho por la reducción de la movilidad como consecuencia de las últimas restricciones. Según los datos que ha presentado, hasta las 8 de la mañana de este sábado se ha registrado un 22% menos de salidas de Barcelona y el área metropolitana, en comparación con las cifras del mismo fin de semana del año pasado.