Menú Buscar
Varios contadores de la luz / EFE

¿Por qué salta la luz en casa?

Los nuevos contadores llevan integrado el llamado ICP, un dispositivo que interrumpe el suministro cuando detecta que el consumo supera el límite contratado

17.01.2019 00:00 h.
5 min

Los electricistas explican que, en las últimas semanas, una oleada de clientes requieren de sus servicios alarmados porque les salta de forma reiterada la luz en su casa. Detallan que los casos que les llegan son análogos. No existen problemas evidentes en la red, aunque los fallos suelen ocasionarse en los momentos en los que se usan más aparatos eléctricos y en diferentes franjar horarias. El culpable: el Interruptor de Control de Potencia (ICP) de los nuevos contadores inteligentes.

Siempre han existido dispositivos de seguridad que interrumpen el suministro energético de un inmueble al detectar una sobrecarga en la red. Se ha diseñado como un sistema para evitar males mayores en viviendas, comunidades de vecinos, locales y oficinas que actúa de forma parecida al diferencial de los cuadros eléctricos.

Medición más sensible

Hasta la fecha, el ICP estaba fuera de los contadores que se instalaban. Los nuevos sistemas más modernos lo tienen integrado y, como resultado, es mucho más sensible que sus antecesores.

Un operario revisa los contadores de una comunidad / EFE

Un operario revisa los contadores de una comunidad / EFE

Esto propicia que las medidas preventivas se activen ante sobrecargas más bajas. Se es más restrictivo para evitar incendios que vengan del cuadro de la luz, tal y como explican los portavoces de las grandes energéticas. Pero el resultado también propicia que los clientes deban ser mucho más cuidadosos con la potencia eléctrica contratada. Es decir, con el máximo de suministro de energía que pagan por recibir.

Potencia contratada

Se trata de una cuota fija que se abona todos los meses, de forma independiente al consumo real que se ha hecho en el inmueble. La principal recomendación de todos los expertos para rebajar la factura de la luz es intentar dejar el mínimo posible la potencia contratada, ya que implicaba grandes ahorros anuales. Ha sido una de las prácticas que se han llevado a cabo de forma más recurrente durante la crisis, unida a las campañas para fomentar el ahorro energético.

Un hombre enciende una vela tras un apagón

Un hombre enciende una vela tras un apagón

El problema es que la medición del consumo máximo permitido tanto en viviendas particulares, comunidades de vecinos, centros de trabajo o los suministros esenciales ahora se mide de forma más restrictiva. Por lo que se caerá en esta oleada de cortes de suministro que se denuncian si no se adapta la potencia real.

Activación

¿Por qué no se ha dado con anterioridad? Las energéticas explican que los nuevos ICP se han empezado a activar desde hace tan sólo unos meses, justo cuando la demanda de energía incrementa por la bajada de temperatura de los meses más fríos del año. Las compañías disponen hasta finales de año para completar el proceso, que viene marcado por ley.

Se explica que los cambios se han comunicado de forma debida mediante cartas a los clientes, tanto antes de activar el ICP integrado en los contadores inteligentes como en los casos en los que se detectan cortes reiterados de la luz. El problema es que el mensaje no ha calado entre la ciudadanía.

Incremento en tramos de 10 en 10

También se reconoce que muchos clientes no saben qué significa revisar al alza la potencia contratada y el impacto real en la factura. Por ejemplo, pasar de 4,4 a 5,7kW supone incrementar de 38 a 47 euros la cuota fija mensual. Y se puede ajustar aún más el consumo.

Un hombre sube el interruptor diferencial tras irse la luz

Un hombre sube el interruptor diferencial tras irse la luz

La legislación actual permite incrementar los tramos de la potencia contratada de 10 en 10. Era una de las medidas menores que se incorporaron en el Real Decreto Ley de octubre que acabó con el impuesto al sol. El problema para los usuarios que quieran revisar el límite de energía que tienen contratado es que las empresas aplican un recargo por el cambio, que suele situarse alrededor de los 80 euros. Aportaciones todas ellas que hacen prever que 2019 será un buen año desde el punto de vista de la recaudación en las eléctricas del país.