Menú Buscar
El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, junto al vicepresidente de Desarrollo Social y Económico del AMB, Jaume Collboni, en la presentación del estudio

Los salarios bajan un 5% en Barcelona

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) registra por primera vez desde el inicio de la crisis una tasa de paro inferior al 10%

17.01.2019 17:24 h. Actualizado: 17.01.2019 18:00 h.
5 min

Los salarios en el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) siguen estancados pese a la reducción de la tasa de paro, que por primera vez desde el inicio de la crisis se sitúa por debajo del 10%. En concreto, los salarios reales --descontada la inflación-- han disminuido un 5% entre 2010 y 2016, según se desprende del estudio Flaix Metropolità 2018 y de la Evolución Socioeconómica del AMB 2014-2018.

El informe indica que el salario medio real en 2016 se situó en los 25.099 euros anuales, mientras que en 2010 fue de 26.414 euros. Esta pérdida del poder adquisitivo contrasta con la mejora de las cifras de ocupación en el AMB, resultado de la recuperación de la economía catalana. Así lo demuestra el crecimiento del PIB, que en 2017 se incrementó a un ritmo del 4,3% en el AMB, similar al conjunto de Cataluña (4,4%) y superior al de la UE (2,8%). Además, el Área Metropolitana registra un PIB per capita un 24% superior a la media de la UE, y concentra el 51% del PIB de Cataluña.

Empuje del sector TIC

Durante la presentación del estudio, el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, ha destacado que 2018 es el cuarto año de expansión de los negocios en el AMB y el que ha registrado un mejor resultado en cuanto al empleo, según la Encuesta de Clima empresarial. 

Uno de los sectores que más peso ha tenido en cuanto a la creación de ocupación en el AMB ha sido el TIC. Al cierre del tercer trimestre de 2018, este sector empleaba a un total de 78.422 trabajadores, lo que representa el 5,3% de los trabajadores actuales. El informe subraya que entre 2014 y 2018 el incremento de los puestos de trabajo en el ámbito de las TIC han aumentado un 32,5%, casi el doble de la ocupación total (17,6%). La mayoría de ellos --un 74%-- se concentran en la ciudad de Barcelona.

Motor de las exportaciones

Otro síntoma del buen funcionamiento de la economía son los datos sobre exportaciones. La provincia de Barcelona ha experimentado un crecimiento del 20% de las ventas al exterior respecto al 2014. Además, también crecen el número de empresas exportadoras regulares. Entre 2014 y 2017, crecieron en un 6,2%, situándose en las 14.186 en septiembre de 2018. Para el vicepresidente de Desarrollo Social y Económico del AMB, Jaume Collboni, estos datos demuestran que "la provincia de Barcelona es el motor económico y exportador de Cataluña". 

En el informe también se aborda las matriculaciones en Formación Profesional, una de las apuestas de las administraciones para mejorar los niveles de ocupación. Para el curso 2017-2018, se han matriculado un total de 56.830 alumnos en los municipios del Área Metropolitana, lo que supone un aumento del 12% en los últimos cuatro cursos. 

Collboni ha puesto en valor esta cifra, aunque ha lamentado la fuerte segregación por sexo dentro de FP, que refuerzan la brecha de género salarial. "Se observa una clara feminización en algunas especialidades como imagen personal o servicios a la comunidad", mientras que la formación relacionada con la industria --asociada a mejores retribuciones-- sigue dominada por hombres. Por su parte, Miquel Valls ha destacado que "la formación profesional --sobre todo la superior-- es una gran entrada al mercado laboral y con contratos indefinidos".

Alegato por los presupuestos

Preguntado sobre la afectación del aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a los salarios del entorno metropolitano, Collboni ha destacado que es "de justicia" y "una cuestión de país", reclamada incluso por los empresarios. 

Además, tanto el líder socialista como el presidente de la Cámara de Comercio han subrayado la necesidad de aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), que supondrán una inversión de 800 millones en la provincia, lo que representa un incremento del 82% respecto a los anteriores presupuestos. "Los presupuestos son buenos para Cataluña y buenos para Barcelona", ha sentenciado Collboni, una tesis corroborada por Miquel Valls.