Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada de la sede de Sacyr, en Madrid / EP

Sacyr reduce un 16% su beneficio tras provisionar 30 millones por el Covid-19

El resultado procedente de los negocios se multiplicó por más de dos, hasta 65 millones, y el Ebitda se incrementó un 16%

3 min

Sacyr cerró el primer trimestre con un beneficio neto de 32 millones de euros, un 16% inferior al registrado en el mismo periodo del pasado año, pese a que la compañía logró multiplicar por más de dos el resultado generado por los negocios, hasta 65 millones de euros. Su resultado bruto de explotación (Ebitda) se incrementó un 16%, hasta 166 millones de euros.

En un entorno afectado por la pandemia del coronavirus, Sacyr ha decidido dotar una provisión de 30 millones de euros como medida de prudencia. No obstante, la compañía asegura en un comunicado que su posición de liquidez es sólida debido a que la mayor parte de su financiación es a largo plazo.

Refuerzo de liquidez

Además, el grupo que preside Manuel Manrique ha incrementado de forma significativa las líneas de crédito disponibles, con lo que los vencimientos de este año están totalmente cubiertos.

El 80% del Ebitda de la compañía procede de su negocio concesional. Mientras, su cartera de negocios cerró el trimestre por encima de los 40.500 millones de euros, de los que un 96% se corresponden con proyectos en Europa e Hispanoamérica.

Ajustes en Repsol

Además, Sacyr tiene totalmente cubierto el riesgo financiero de su participación en Repsol, que ha sufrido un fuerte castigo en las últimas semanas debido a los desplomes registrados por los precios del petróleo.

Así, el 13 de marzo, en vísperas de la declaración del estado de alarma en España, Sacyr reestructuró el derivado sobre 72,7 millones de acciones de Repsol al cancelar la put de 25,4 millones de acciones a 13,75 euros por acción y sustituirla por un forward al mismo precio. Como instrumento de cobertura, Sacyr contrató un call spread para poder beneficiarse de la revalorización de la acción a partir de 8,5 euros por acción en ese paquete de acciones.

Los títulos de la compañía energética cotizan precisamente en torno a este precio en la jornada de este martes, aunque marcaron mínimos de 6 euros por acción pocos días después de que Sacyr realizara los citados ajustes.

Sube la deuda

La compañía ha decidido además ajustar a la baja el valor contable al que tiene contabilizada su participación del 8% en Repsol, de forma que la ha situado en 9,66 euros por acción, importe el 30,6% inferior respecto al de 13,93 euros en que la fijó al finales de 2019.

La deuda neta del grupo se situó en 4.438 millones de euros a cierre de marzo, frente a los 4.315 millones de cierre de 2019. El aumento se debe, en gran medida, a la actividad inversora de la compañía en nuevos proyectos concesionales.