Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la junta de accionistas de Banco Sabadell, celebrada en Alicante / BANCO SABADELL

El Sabadell fija como prioridades la rentabilidad y controlar la mora

La entidad tratará de optimizar la eficiencia de los negocios en el exterior y centrará el papel de TSB en la producción hipotecaria

6 min

Banco Sabadell se centrará este año en incrementar su rentabilidad, con la implementación de sus planes de ahorro de costes y, al mismo tiempo, en vigilar de cerca el comportamiento de la morosidad, hasta ahora bajo control pero que podría verse alterado tanto por la creciente inflación como por la esperada subida de los tipos de interés en la zona euro.

En estas dos líneas han coincidido el presidente de la entidad, Josep Oliu, y el consejero delegado, César González-Bueno, durante la junta de accionistas que el banco celebra este jueves en Alicante, donde se ubica su sede social desde 2017.

Objetivo adelantado

El primer ejecutivo del banco ha puesto en valor que la entidad esté en disposición de adelantar un año la meta de conseguir una rentabilidad sobre recursos tangibles (ROE) del 6%, un punto por encima de la registrada en 2021, aunque también ha señalado que este hecho no hará que el foco se desvíe hacia otros objetivos. 

“El plan estratégico tiene como horizonte el año 2023 y prevé una importante mejora de nuestra rentabilidad, Pero más allá, la transformación que estamos acometiendo seguirá dando frutos y nuestra rentabilidad seguirá mejorando”, ha señalado González-Bueno, en su segunda intervención en una asamblea del Sabadell (se estrenó en 2021, recién nombrado tras el visto bueno del Banco Central Europeo). 

Acompañar a las empresas

Uno de los aspectos clave destacados por el consejero delegado para la consecución del objetivo ha sido la contención de costes, especialmente en banca de particulares. En este sentido, Oliu ha señalado que, una vez consolidada esta política, los próximos meses vendrán marcados por mantener la mora bajo control, ante circunstancias como el incremento notable de los precios y las probables subidas de tipos de interés, que las previsiones del banco sitúan a finales de año.

“Si el foco de atención durante 2021 ha sido la reducción de costes, durante el próximo año deberá ser el control de la morosidad”, ha apuntado el veterano banquero, quien también se ha referido a las fórmulas para hacerlo, a base de apoyar a los clientes, sobre todo las empresas, que se vean afectadas por circunstancias sobrevenidas por el actual escenario bélico, como pueden ser el desabastecimiento (por la crisis de suministros) y la subida de costes.

Giro radical de TSB 

Con vistas al desarrollo del plan estratégico, el consejero delegado ha señalado que el banco se volcará en una oferta eminentemente digital para productos como créditos al consumo, cuentas y tarjetas, en lo que se refiere a la banca de particulares, y en ofrecer nuevas soluciones a las pymes, además de acompañarlas para un mejor aprovechamiento de los fondos europeos, en la parte de banca de empresas.

En cuanto a los negocios internacionales, tanto González-Bueno como Oliu han insistido en destacar el giro radical de la situación del británico TSB, para el que los planes pasan por centrarse en el negocio hipotecario, cuya producción está prevista que se una de las palancas de crecimiento del banco, y en ahondar en la contención de costes.

Desapalancamiento exterior

Para el resto, principalmente México, Miami y las oficinas en el exterior, Banco Sabadell pondrá el foco en optimizar la rentabilidad y en el desapalancamiento, para lo que González-Bueno ha puesto como ejemplo la venta durante 2021 de la participación mayoritaria en BancSabadell d’Andorra

En cuanto al actual escenario, marcado por la invasión rusa de Ucrania, Oliu ha admitido ante los accionistas que esta circunstancia “pone a Europa ante la perspectiva de menores tasas de crecimiento y mayores tasas de inflación”. 

Solvencia frente a la incertidumbre

Sin embargo, el presidente, que dejó el año pasado de tener tareas ejecutivas en la entidad para así cumplir con el modelo de gobernanza que prefiere el BCE como regulador, ha destacado que esta situación llega cuando el banco tiene “una posición muy reforzada de solvencia y liquidez”, además de “la expectativa de subida de tipos de interés, que apunta hacia niveles más favorables a la rentabilidad futura del sector”.

En un encuentro con los medios de comunicación en la jornada del miércoles, González-Bueno señaló que los posibles impactos negativos del conflicto armado no hacen que el Sabadell renuncie a su previsión de alcanzar una rentabilidad del 6% al cierre del ejercicio.