Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una aeronave de Ryanair en pista con pasajeros embarcando en la nave / CG

Ryanair afronta una huelga que torpedeará el verano

Los tripulantes de cabina de la aerolínea de bajo coste confirmarán la protesta y los días de los paros la próxima semana

3 min

Ryanair se enfrenta a la posibilidad de una huelga que torpedearía el verano a miles de españoles. Los tripulantes de la aerolínea de bajo coste anunciarán protestas las próxima semana cuando venza el plazo de negociación con la operadora irlandesa. Sólo en España, un paro esperado para finales de julio y principios de agosto afectaría a 115.000 viajeros al día.

Según ha informado El Mundo, los tripulantes de cabina de Ryanair agotarán el plazo para lograr un acuerdo la compañía, que se ha fijado para el día 30 de junio. Tras ello, debatirán en asambleas por toda Europa, incluida España, las acciones a tomar. La más inmediata es la huelga, a la que estarían llamados unos 1.800 tripulantes de cabina (TCP) en las bases de la aerolínea en las 17 comunidades autónomas. La movilización se extendería, probablemente, a Alemania, Bélgica, Portugal y Holanda.

Efecto desvastador en España

La acción de protesta en Ryanair duraría de uno a tres días, pero al ser temporada alta tendría un efecto devastador sobre los viajeros españoles que inician sus vacaciones. Se estima que la huelga impactaría sobre los seis vuelo diarios que realiza cada uno de los 100 aviones que tiene estacionados la aerolínea en los aeropuertos españoles. Ello equivale a un impacto total de 115.000 cancelaciones en la horquilla máxima de movilización.

Asimismo, los pasajeros nacionales sufrirían los efectos de la huelga en las operaciones que realiza la compañía aérea en los otro cuatro países europeos a los que se puede extender la protesta. De los países más visitados, se salvarían Reino Unido e Italia, donde las tripulaciones han alcanzado preacuerdos con la empresa.

Derecho a organizarse

Cabe recordar que los auxiliares de vuelo exigen a Ryanair que reconozca su derecho a la acción sindical. Por ejemplo, los empleados piden que en las reuniones de negociación sobre las condiciones laborales entren representantes de Crewlink y Workforce, dos de las compañías de recursos humanos que aportan dos tercios de la plantilla de a bordo a la compañía aérea.

Asimismo, los trabajadores piden que sus delegados tengan tiempo reservado para el trabajo sindical. Al parecer, la aerolínea de Michael O'Leary niega ambas peticiones lo que, en opinión de las tripulaciones, vulneraría la normativa laboral actual.