Menú Buscar
Kenny Jacobs, jefe de Marketing de Ryanair, en una comparecencia anterior / EP

Ryanair abre cuatro rutas tras dinamitar las condiciones laborales en Girona

La aerolínea volará a Atenas, Riga, Londres-Southend y Alghero después de convertir su plantilla a fijos discontinuos, eliminar antigüedad y la categoría a 164 personas

4 min

Ryanair abrirá cuatro nuevas rutas aéreas desde Barcelona y Girona tras hacer saltar por los aires las condiciones laborales de su plantilla en este último aeropuerto. La aerolínea de bajo coste volará de la ciudad condal a Atenas y Riga y de la capital de provincia a Londres-Southend y Alghero después de convertir de fijos a fijos discontinuos a 164 personas, además de eliminarles la antigüedad y la categoría laboral.

Así lo ha anunciado desde Barcelona Kenny Jacobs, director de Marketing de la compañía aérea. El ejecutivo ha defendido la "legalidad" de los nuevos contratos firmados por la plantilla de la base de Girona. También ha negado "coacciones" a los empleados para que firmaran el polémico acuerdo laboral, algo que denunciaron los sindicatos. Según él, "unos 100 ya han firmado" los nuevos acuerdos estacionales, que son "muy normales en el sector del turismo". A diferencia de los anteriores, los contratos de estos trabajadores imponen tres meses de paro al año, carecen de antigüedad y rebajan la categoría de tripulante de cabina a auxiliar de atención al cliente.

"Hemos salvado puestos de trabajo"

Pese a la oposición de la parte social y a los avisos del Ministerio de Empleo --que ha abierto expediente por medio de la Inspección de Trabajo-- y de la Generalitat de Cataluña, Jacobs se ha congratulado del pacto para impedir el cierre de la base de Girona, que se estrenó en 2004. "Agradecemos a nuestro personal su cooperación en un momento difícil para la industria de la aviación europea debido al retraso en la entrega del Boeing Max, los altos precios del petróleo y el exceso de capacidad en toda Europa", ha justificado el directivo.

Según él, Ryanair emplea a 6.990 personas en los aeropuertos de Barcelona El Prat, Girona y Reus. Según Jacobs, la aerolínea contempló retirarse de Girona por la demora en las entregas previstas para 2020 del nuevo modelo de Boeing --de 58 unidades a 10--. Ello, ha añadido el ejecutivo, obligó a la operadora a "recortar o incluso cerrar varias bases de su red europea".

Cae el tráfico aéreo

En la presentación de la campaña de verano, la compañía aérea irlandesa ha avanzado que transportará a 9,3 millones de pasajeros durante la temporada alta, una cifra que representa una caída del 4% respecto al ejercicio anterior. Además de las cuatro nuevas rutas desde Barcelona y Girona, la aerolínea ha precisado que aumentará frecuencias a Colonia (Alemania, nueve); Cracovia (Polonia, cinco) y Málaga (diez) desde el primer aeropuerto, convertirá el enlace a Bristol (Reino Unido) en diario desde el segundo y agregará conexiones entre Reus y Londres-Stansted hasta llegar a las cuatro operaciones semanales.

En el global nacional, Ryanair transportará a unos 51,3 millones de viajeros, una disminución del 2% respecto al ejercicio anterior. Cabe recordar que si bien ha salvado su base en Girona --donde cobra unos 3,5 millones de euros al año en subvenciones autonómicas--, la operadora continúa con el plan de cierre de las bases de Tenerife Sur, Las Palmas de Gran Canaria y Lanzarote. Se espera que el proceso se inicie el 8 de enero.