Menú Buscar
Robert Kaplan (i), analista político y escritor, junto al presidente del Círculo de Economía, Juan José Brugera (d) / CG

Robert Kaplan: “ Lo que ocurre en España no es inestabilidad, es democracia”

El analista político y escritor afirma que los Estados europeos viven una crisis que irá a más ante la consolidación de las identidades regionales y el poder de Bruselas

6 min

El analista político y escritor Robert Kaplan ha abierto la segunda jornada del XXIV Reunión del Círculo de Economía con una sentencia radical del fin del Gobierno de Mariano Rajoy y la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa por la moción de censura. “Lo que ocurre en España no es inestabilidad, es democracia en funcionamiento”, ha remarcado ante el lobby empresarial catalán.

Recuerda que la economía del país está en pleno crecimiento y que se ha disparado el optimismo en el avance del PIB en el ejercicio en curso y el año próximo. Para el periodista estadounidense, el verdadero problema que tiene ante si Europa es la geopolítica de la “zona norte-occidental”.

El ‘imperio’ de la UE

Afirma que la Unión Europea (UE) es un “impero aunque no se le llame así”. Gobernado por la élite de Bruselas y con un predominio en la gobernanza de Berlín. “Alemania tiene la masa, el emplazamiento geográfico y un dinamismo económico que no puede ser contenido” por la estructura comunitaria. Por lo que está llamado a dominar, según su relato.

Este panorama lleva a otro tipo de retos más allá de la presunta inestabilidad que genera la política española a toda la región. Declara que la continuidad de la unión está cuestionada por lo que ocurre en la zona central y oriental, “como siempre ha ocurrido”.

Envites de Rusia

Recuerda que regiones como Serbia, Croacia, Bulgaria o Kosovo, territorios que conoce muy bien por su etapa de corresponsal, “no tienen un futuro posible más allá de la UE o del liderazgo de la diplomacia alemana”. Y este paraguas de estabilidad debe hacer frente a los envites que llegan desde Rusia.

“Es un lugar que ha sido invadido durante la historia”, indica Kaplan. Desde la Orden Teutónica a Hitler, por lo que se ha buscado una continuidad con figuras como la del actual presidente, Vladimir Putin. Un político que busca la estabilidad de la región con la “gestión de unidades de crimen organizado y campañas de desinformación, hackeo o piratería”.

Credibilidad de Europa

Iniciativas que “no son caras y que socavan la credibilidad de todos los sistemas democráticos” de Europa. Todo ello en un momento en el que la UE está “plagada de crisis” como la crisis en Grecia, el Brexit o el intento de Gobierno euroescéptico en Italia, lo que Kaplan sí identifica como un elemento de inestabilidad. Un panorama que se debe capear con mayores esfuerzos en servicios de inteligencia y no con mayor gasto militar, apunta el analista.

EEUU ya no ejerce de “paraguas de seguridad a Europa y Asia” al perder el liderazgo que mantenía desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Que Donald Trump sea presidente es “una expresión” más de esta debilitación del papel geopolítico que ejerce la federación americana.

Independentismo

Kaplan afirma que esta nueva situación “no desaparecerá de forma repentina” e identifica otro de los cambios a los que deberá hacer frente la UE: “El surgimiento de identidades regionales”. La eclosión del independentismo en Cataluña o Escocia al que se ha llegado porque desde 1945, la construcción de Bruselas se ha hecho mediante el traspaso de “poder de capitales nacionales como Madrid o París”.

“Hay ciudades-estados” que continúan y prosperan, asegura. El modelo de Estados-nación está “en jaque” y se deberá enfrentar “con mayores poderes en el futuro”. Casi una nueva forma de Unión en que este imperio de Bruselas y Alemania convivirán con regiones que avanzarán en su significación.

Asia Central

Todo ello, en un panorama mundial en el que Asia Central asumirá un papel central en el orden mundial. El conflicto árabe-israelí tocará su fin por la alianza de las potencias petroleras con los hebreos y el surgimiento de Irán como uno de los países con mayor poder mundial. Un papel de potencia que compartirá con China, cuyo principal reto será el de la estabilidad interna.  

La globalización no es para nada un sistema de seguridad”, ha sentenciado Kaplan en el Círculo. Como mínimo, no para mantener el orden mundial que ha existido hasta la fecha.