Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vicepresidente y la portavoz del Govern en funciones, Pere Aragonès y Meritxell Budó, este lunes / EP

El Govern plantea ahora que la restauración abra por las noches

Budó anuncia que en unas dos semanas los bares y restaurantes podrán abrir hasta las 23 horas, ya que se relajaría el toque de queda

4 min

La consellera de la Presidencia y portavoz del Gobierno en funciones, Meritxell Budó, ha anunciado que en unas dos semanas los bares y restaurantes catalanes podrán empezar a servir cenas. "Va siendo hora" de relajar las restricciones a la restauración, ha declarado en una doble entrevista en Radio 4 y La 2 en que ha avanzado el debate que se mantendrá en el Procicat

Se une de esta forma en la reivindicación que puso sobre la mesa la semana pasada el secretario de Salud Pública catalán. Josep Maria Argimon aseguró que él iría a cenar ya a un restaurante con su "burbuja de convivencia" si la Generalitat las restricciones actuales no lo impidieran. Sus palabras fueron un claro apoyo a las demandas de la restauración, uno de los sectores más afectados por la crisis económica que va unida a la del coronavirus. 

Relajar el toque de queda

Para cumplir el plan avanzado por Budó, que implicaría que la apertura coincidiera con la Semana Santa, también se debería extender el toque de queda actual, que prohíbe los desplazamientos y circular por las calles entre las 22 horas de la noche y la seis de la mañana. La portavoz del Ejecutivo catalán ha admitido que también está sobre la mesa fijar su inicio a las 23 horas, hecho que permitiría a la restauración programar dos turnos presenciales de cena. 

Una terraza vacía de un restaurante en Barcelona, una imagen que puede cambiar ante las buenas noticias que se avecinan en la restauración / EP
Una terraza vacía de un restaurante en Barcelona, una imagen que puede cambiar ante las buenas noticias que se avecinan en la restauración / EP

El principal opositor a relajar las medidas en este sentido ha sido el titular de Interior en funciones, Miquel Sàmper. Hasta la fecha, en todas sus declaraciones ha mostrado su oposición frontal en abrir la mano en este sentido por la caída de la problemática nocturna con esta clase de confinamiento domiciliario. Con todo, el toque de queda tiene una fecha límite: cuándo decaiga el actual estado de alarma. Se prevé que este cambio tenga lugar con la llegada del buen tiempo y la recuperación de temperaturas más cálidas, que propician que decaigan los contagios. 

Fin del confinamiento comarcal

Budó se ha mostrado partidaria de ser menos restrictivos por la mejora en los datos de expansión del virus. "Ahora ya es momento de dar aire a la gente y a los negocios", ha señalado. Por eso avanza un cambio de calado que se produciría en dos semanas. Todo ello, el mismo día en que entran en vigor los primeros pasos de una nueva desescalada en Cataluña

Desde este lunes se permiten los desplazamientos con el grupo de convivencia más allá de la comarca en la que se resida y el comercio no escencial podrá abrir los fines de semana. Además, las grandes superficies podrán ampliar en otros 400 metros los metros cuadrados de exposición de producto. Es la restauración, de nuevo, el sector más perjudicado porque no ha recibido ninguna relajación de las restricciones. Tampoco el ocio nocturno, que ha acudido en numerosas ocasiones a los tribunales para recuperar aunque sea de forma parcial su actividad. 

La portavoz del Ejecutivo ha avanzado que las limitaciones a esta actividad persistirán en el corto y el medio plazo. Por ahora, sus peticiones no serán atendidas.