Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La cena inaugural del MWC de 2019 / EP

Los restaurantes de Barcelona facturarán la mitad durante el congreso del móvil

Los congresistas gastarán unos 20 millones de euros en cenas en la ciudad, lejos del impacto económico de antes de la pandemia

5 min

Los bares y restaurantes barceloneses aspiran a captar la mitad de la facturación que trae el Mobile en un año común. Tras un año de cancelación del evento por la pandemia y otro de regreso semipresencial, el sector espera que el impacto económico de esta edición sea mucho mayor que en la de 2021, aunque todavía por debajo del que se registraba con anterioridad al Covid.

Las cenas de los asistentes internacionales del congreso suponían, en los años previos al coronavirus, una inyección de entre 40 y 45 millones de euros a los restaurantes del municipio. “Si se llega a la mitad, estaremos contentos”, asegura Roger Pallarols, director del Gremio de Restauración de Barcelona, que añade que “sería un buen logro, pero está lejos de lo que necesita la ciudad y lo que debe traer el Mobile a la ciudad”.

El director general de la GSMA, Mats Granryd, y el CEO de la GSMA, John Hoffman, durante la presentación del MWC 2022 / Alberto Paredes (EP)
El director general de la GSMA, Mats Granryd, y el CEO de la GSMA, John Hoffman, durante la presentación del MWC 2022 / Alberto Paredes (EP)

50.000 asistentes

Las previsiones del gremio van en la línea de las de la organizadora del evento, GSMA, que espera que entre 40.000 y 60.000 personas visiten el MWC este año, con un impacto económico estimado de unos 240 millones de euros. Estas cifras doblan las de la edición del año pasado, carente de presentaciones de novedades estrella, así como de grandes compañías, aunque se quedan a la mitad de las de 2019 (100.000 asistentes, 500 millones de euros).

Pallarols considera que Barcelona “no se ha restablecido como destino de congresos” y que, por ello, “es una buena noticia que se celebre el Mobile”, aunque prevé que será “descafeinado”. Según el representante del sector, este “es un 2022 de salvar el Mobile” y “de cerrar la pandemia”, aunque ello “no se debe confundir con una recuperación económica” que, según él, tardará meses en llegar.

Una camarera en un restaurante de Barcelona / EP
Una camarera en un restaurante de Barcelona / EP

Clientes de alto gasto

“Es evidente que el visitante del Mobile World Congress es extraordinariamente bueno para la restauración”, subraya Santiago Garcia-Nieto, presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Restauración de Cataluña (Confecat). Y avanza que “la restauración no trabajará como en 2019 en el Mobile, pero trabajará” gracias a las cenas de trabajo e invitaciones propias del evento. “El cliente del Mobile es un cliente con poder adquisitivo, es un cliente bueno, tiene capacidad económica y gasta”.

Josep Carreras, presidente de la Asociación de Hostelería de Girona, señala que Barcelona y eventos como el Mobile son “el reclamo turístico más importante de España”, con repercusiones para todo el territorio. “Estas circunstancias hacen que el turismo venga a la Costa Brava, pero sobre todo a Barcelona".

¿Regreso a Montjuïc?

Los 45 millones de euros de impacto económico para la restauración son, según datos del gremio, derivados de las cenas que se celebran en la capital catalana. "En los primeros años [del Mobile] eran espléndidas todas las comidas". Sin embargo, cuando el congreso se trasladó del recinto ferial de Montjuïc al de Fira Gran Via en L'Hospitalet, la restauración barcelonesa "lo notó mucho".

Por ello, Pallarols pide recuperar "una parte importante" del evento en Montjuïc como apuesta "importante y estratégica" para posicionar a la ciudad como sede de congresos y captar inversiones. Una opción que sería posible en unos años gracias a la reforma de las instalaciones y a la que el propio director de GSMA, John Hoffman, ha abierto la puerta.