Menú Buscar
Luis Suárez, delantero del FC Barcelona, opera junto a sus socios el restaurante Chalito de Barcelona, donde ha habido despidos / EFE

Despidos en el restaurante de Luis Suárez tras la denuncia de 'Crónica Global'

Chalito, el bufé del delantero del FC Barcelona, fulmina a tres trabajadores en 24 horas tras las quejas por "explotación laboral"

06.04.2019 00:00 h.
6 min

¿Qué pasa en el restaurante de Luis Suárez? El delantero del FC Barcelona tiene otro quebradero de cabeza más allá del partidazo del sábado del club azulgrana contra el Atlético de Madrid, que enfrentará al líder contra el segundo clasificado de La Liga en el Camp Nou. El bufé del jugador en la Ciudad Condal, Chalito, ha despedido a tres empleados en 24 horas tras la denuncia recogida por Crónica Global de supuesta "explotación laboral" en el cenador. La empresa no esconde las extinciones de contrato, pero las atribuye a "decisiones operativas" y niega que guarden relación con el crítico artículo.

Así lo asegura Leonardo Bonaduce, socio fundador de Chalito junto a Ferran Moreno, cuñado del jugador uruguayo, y el propio internacional charrúa. "Como ya dijimos, no consta ninguna denuncia en Inspección de Trabajo ni quejas del personal. El artículo nos viene de nuevo", ha defendido en conversación con este medio. El empresario opera el Chalo de Tapas en Castelldefels (Barcelona) y un chiringuito de playa con el mismo nombre que el local barcelonés en la misma localidad litoral. "No ha habido problema alguno con el personal, salvo algún despido puntual, como en todas las empresas de hostelería", ha asegurado. Pero, ¿cumplen con el convenio? "Al dedillo. Todo lo estipulado se cumple, al menos que tengamos conocimiento. Y tenemos una gestoría y hemos hablado con el encargado del local para cerciorarnos de que ocurre", ha insistido el empresario.

"Una caza de brujas"

Otra versión muy distinta aportan voces cercanas a Chalito. "Se han cargado a tres empleados desde que Crónica Global sacó el artículo sobre las pésimas condiciones de trabajo. En 24 horas", han asegurado. ¿Por qué motivo? "Alegan falta de rendimiento o que no han pasado el periodo de prueba. Pero sinceramente suena a depuración o caza de brujas", han agregado las mismas fuentes. Para sostener su versión, han aportado al menos dos hojas de despido firmadas en las horas posteriores a la denuncia por presunto "esclavismo" en el restaurante criollo situado en la Rambla de Catalunya.

Extracto de una nómina de Chalito, restaurante de Luis Suárez, sin conceptos como el plus por nocturnidad / CG

Extracto de una nómina de Chalito, restaurante de Luis Suárez, sin conceptos como el plus por nocturnidad / CG

Según estas personas cercanas a Chalito, las supuestas graves vulneraciones laborales se han repetido hasta el último día. "Fíjate que echan al personal sin pagarle las horas extra, los pluses de nocturnidad o los festivos invernales, tal y como venían haciendo regularmente", han asegurado. Aportan también como prueba una nómina de un empleado del restaurante de Suárez. En la misma no se aprecia el pago del plus de nocturnidad del empleado, cuando éste sí hacía horas nocturnas. "Es un ejemplo de los abusos, que se extendían a los festivos (solo una por semana); a la carga de trabajo, las extra impagadas --calculan una media de 54 o 55 horas reales por 40 pagadas--, los festivos racaneados; los días de asuntos propios inexistentes o despidos regulares de empleados antes de que superen el periodo de prueba", enumeran.

UGT: "Que nos esperen que venimos"

Mucho más dura, UGT-Hostelería ha avisado a los dueños de Chalito --en el que participa Luis Suárez como socio de Moreno y Bonaduce en la sociedad Momocho BCN SL-- de que "se preparen", porque se verán "las caras". Preguntada por los despidos de las últimas horas, la agrupación ha valorado que "hay mimbres para creer que son represalias por quejarse de explotación laboral o militar sindicalmente, lo que constituiría despidos nulos". Por ello, avisa de movilizaciones.

"Que nos esperen. Si hace falta nos plantaremos en la puerta. Pero esto no quedará así. Pocos empresarios de hostelería actúan de esta manera, al estilo mafioso. Todo el mundo sabe que la restauración es dura y que se trabaja mucho, pero ello no significa que los empresarios tengan barra libre para saltarse el convenio a su conveniencia". El mismo representante ha recordado que "existe un convenio por algo" y que la mayoría de bufés sí lo cumple. "Los casos de abuso son comunes, pero no generalizados. Es triste que ocurra en un restaurante de una figura pública que debería dar ejemplo", ha apostillado.