Menú Buscar
Imagen del nuevo restaurante Dionisos de Barcelona, que reclaman dos propietarios / CG

"Una chapuza del Ayuntamiento de Barcelona me robó mi restaurante"

Un céntrico bufé de la ciudad condal acaba con dos propietarios por un error del consistorio: uno denunciará al otro por coacciones

17.08.2019 00:00 h.
6 min

Una chapuza del Ayuntamiento de Barcelona ha dejado un céntrico restaurante con dos propietarios. Un error en la inscripción de la licencia ha provocado que el céntrico bufé, situado en la elegante calle Muntaner, sea reclamado a la vez por dos dueños. La batalla se ha enlodado y ahora uno denunciará al otro por coacciones.

El origen del conflicto se remonta a abril, cuando el dueño del bar de copas y cocktail lounge La Martinera puso en traspaso la licencia del establecimiento tras hundirse el negocio. Tuvo éxito y el local pasó de las manos de Triber Center SL a la mercantil Border Creations SL. Lo que escondió aquella transacción son dos cosas: que no venía aparejada de un alquiler y que la antigua sociedad había sido desahuciada. Esta falta de información era clave, pues la propietaria del local también lo puso en el mercado y halló un comprador: la cadena griega de comida rápida Dionisos. Ambos empresarios inscribieron el inicio de actividad en el espacio, y el ayuntamiento aceptó el primero (Triber) y autorizó el segundo (Dionisos). Ahora el bufé tiene dos dueños.

"Me han robado mi restaurante"

Una representante de Triber ha denunciado el caso y aportado una copia de la transmisión de licencia a este medio. "Me han robado mi restaurante. Pagué 220.000 euros por el traspaso del permiso, que en realidad son dos: comedor y bar. Ahora la propietaria de la finca me las quiere arrebatar", ha denunciado. Según esta parte, la dueña del activo "no quiere alquilar el establecimiento a la sociedad que tiene la licencia", aunque sí a Dionisos. Lo que es más: ni la propiedad ni el actual ocupante, la cadena griega, habrían permitido el acceso a esta sociedad, cuando parte de la maquinaria es suya. "La cocina y los muebles son todos nuestros. Y ahora se nos impide usarlos o llevárnoslos", alega la directiva. Según ella, Dionisos ha conseguido abrir "sin licencia" y por una "cesión de la explotación" que, bajo su punto de vista, "es ilegal".

restaurante dionisos barcelona
Imagen de la transmisión de licencia del local de la calle Muntaner 102 de Barcelona / CG

El esperpéntico caso tiene una derivada: la titular de la licencia alerta de que ella es la responsable en caso de mala praxis. "Si hay un incendio o inundación, o si incurren en multas u otras reclamaciones, la persona a la que la ley señalará es a mí. ¡Y no puedo ni poner un pie en mi restaurante!", se ha quejado. Esta inseguridad se suma al lucro cesante de no poder explotar una licencia legalmente --al menos, a ojos administrativos-- adquirida. "¿Qué solución hay? No la hay. Que me devuelvan el local para el cual tengo permiso para trabajar", ha apostillado la denunciante, que se confiesa "desesperada".

Dionisos: "La denunciaremos por coacciones"

Una opinión diametralmente distinta aporta Dionisos. La cadena, un consultor de transmisiones y su abogada han subrayado en conversación con este medio que el permiso de actividad del restaurante "está aprobado inicialmente por el distrito del Eixample y en tramitación". Según esta parte, "no es posible la transmisión de licencia sin el contrato de arrendamiento" del bufé, por lo que los derechos de la otra sociedad "no existen". "No se puede traspasar un restaurante sin permiso y sin el alquiler. Ello es así desde el escándalo de las licencias de Ciutat Vella que destapó la exconcejal Itziar González. El ayuntamiento anterior endureció la normativa para evitar la especulación", insisten. Según ellos, pese al acuerdo de arrendamiento entre Dionisos y la propiedad, Border Creations "les está asediando con llamadas y hojas de reclamaciones --este medio ha accedido a una de ellas--", por lo que denunciarán a los responsables de esta mercantil por coacciones cuando llegue septiembre y los juzgados vuelvan a la actividad.

restaurante dionisos barcelona
Imagen de una de las hojas de reclamaciones interpuestas por la presunta falta de licencia de Dionisos Eixample / CG

¿Cómo puede haber dos propietarios? "No lo entendemos. Alguien en el distrito se equivocaría, pues cuando se rescinde el contrato de alquiler --en el caso de Muntaner 102 fue un desahucio-- la licencia pasa automáticamente al propietario", aseguran. Lamentan que el Ayuntamiento de Barcelona haya provocado una situación de "inseguridad jurídica" que puede resultar en daños a la imagen de Dionisos, que opera cinco restaurantes y tres locales de comida rápida de calidad en Madrid y Barcelona. Agregan la cadena griega y sus representantes legales que el acuerdo entre los dos tenedores del permiso "fue irregular y nulo de pleno derecho", por lo que son ellos los que tienen la prerrogativa de explotar el local, pues acordaron un arrendamiento con la propietaria. "Este galimatías nos está perjudicando y, lo que es más, impidiendo que invirtamos dinero en el local y creemos puestos de trabajo", remachan.