Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los restauradores, asfixiados por las restricciones del Govern / EP

Los restauradores estallan contra Colau: "Se nos acaba el oxígeno"

Los propietarios advierten del "drama" que sufre el sector tras el cierre de algunos establecimientos históricos, mientras los hoteleros dan por perdida la Semana Santa

4 min

Clamor de los hosteleros y restauradores por la falta de apoyo de la Administración. El Gremi de Restauració de Barcelona ha reclamado este domingo ayuda a la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, y al primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, para paliar el impacto económico de la crisis del coronavirus. "Se nos acaba el oxígeno", ha advertido la entidad en un mensaje en su cuenta de Twitter.

El grito de auxilio de la asociación llega tras el cierre de los históricos restaurantes Senyor Parellada y Cal Pinxo. Ambos locales han echado la persiana a raíz de la pandemia, aunque los representantes del ramo achacan la clausura a "la estrategia del Govern". En concreto, la inflexibilidad fiscal en algunos tributos como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) o la tasa turística es uno de los caballos de batalla del sector, que vería con buenos ojos un aflojamiento de las cargas impositivas.

Tuit del Gremi de Restauració / TWITTER

 

 

Tuit del Gremi de Restauració de Barcelona clamando por ayudas públicas / TWITTER

Golpe a la hostelería

A esta crítica se ha sumado Santiago García-Nieto, hotelero y presidente de Confecat, que recientemente reprochó que los estímulos para la hostelería fuesen "inferiores a la de países como Italia, Portugal, e, incluso, Rumanía o Grecia". "Es insostenible", afirmó, que "ni el gobierno central, o el autonómico o el local hayan tomado medidas drásticas para reducir los gastos y el pago de impuestos de los empresarios".

Si bien es cierto que el Gobierno ha puesto sobre la mesa 11.000 millones de euros, este montante deberá repartirse entre 85 sectores distintos y contará con un tope de 200.000 euros por establecimiento. Este hecho diluirá notablemente el dinero que perciban los hoteles. Por este motivo, los alojamientos turísticos fían el inicio de la recuperación a la próxima campaña veraniega, cuando la campaña de inmunización haya avanzado en España.

Restricciones asfixiantes

Los constantes cambios de guion en cuanto a los horarios, aforos y servicios permitidos por parte de la Administración han sido un quebradero de cabeza para los empresarios. Pese a que los negocios esperan resucitar durante esta Semana Santa, las restricciones han hecho mella en los establecimientos. En el caso catalán, el anuncio de que la apertura nocturna volverá a restrasarse hasta abril irritó a los propietarios, pese a la apertura del movimiento intercomarcal.

El director del gremio, Roger Pallarols, aseguró el pasado jueves que "las personas que lideran la gestión de la pandemia han desertado de sus responsabilidades" y reclamó al futuro Ejecutivo catalán que renueve a los cuadros políticos y técnicos que integran el Procicat. El directivo remató su ruego aduciendo que "lo único que sabe hacer el Govern es dar patadas hacía adelante".

Situación dramática

El gremio ha culpado al vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès; a la consellera de Salud, Alba Vergés, y a la consellera de Presidencia y portavoz del Ejecutivo, Meritxell Budó, a los que ha citado en el tuit. "Barcelona y su restauración se desangran y parece que a ningún político le importe. No podemos seguir así", ha remarcado.

Ante esta situación, ha pedido "diseñar nuevas actuaciones para parar el drama que sufre la restauración" y ha alentado al consistorio barcelonés a continuar remando juntos.