Menú Buscar

Rebelión masiva de los restauradores de Barcelona contra Colau

Comerciantes, patronales, chefs Michelin y todos los partidos políticos salvo BComú y PSC cargan contra el alza de impuestos y la "persecución de las terrazas" en una protesta inédita

03.12.2019 12:17 h.
6 min

Patronales, restauradores de Barcelona, chefs Michelin y toda la oposición municipal han mostrado músculo hoy contra la subida de impuestos y la "persecución a las terrazas" de la ciudad que, según ellos, estaría llevando a cabo el Ayuntamiento. Más de 300 propietarios de negocios y todos los grupos municipales salvo Barcelona en Comú (BComú) y PSC se han conjurado, por lo pronto, para evitar el alza a la tasa de veladores prevista en las ordenanzas fiscales de 2020.

En un multitudinario acto celebrado en el teatro Capitol de Las Ramblas, los negociantes han alertado de “cierres” de negocios si la normativa municipal entra en vigor el 1 de enero. ¿Por qué? “Porque no se actualizan las tasas, se multiplican”, ha advertido Roger Pallarols, presidente del Gremio de Restauración de Barcelona. El directivo ha enumerado las alzas de los gravámenes a la ocupación de calles, que alcanzan el 900% en la plaza Salvador Seguí de Ciutat Vella, el 471% en la calle Blai de Sants o el mismo avance en algunas plazas del distrito de Gracia. “Descabezarán un sector económico clave”, se ha quejado Pallarols.

Empresarios, políticos y ‘celebrities’

Las palabras del ejecutivo han encontrado eco en un auditorio trufado de caras conocidas. Han acudido al Capitol los chefs Albert Adrià –quien ha reiterado en público y ante todo el mundo que no abriría un nuevo restaurante en Barcelona por las trabas administrativas--, el cocinero Michelin y jurado de Masterchef Celebrity Jordi Cruz, el laureado pastelero Joan Escribà y la maestra de los fogones y activista independentista Ada Parellada, entre muchos otros. Les han flanqueado representantes del mundo empresarial como Gabriel Jené, de Barcelona Oberta; Álex Goñi, de Pimec Comerç y Salvador Vendrell, de la Fundación Barcelona Comerç.

restauradores colau barcelona
La 'fila cero' del acto de los restauradores, con representantes patronales y de la oposición municipal / CG

En el terreno político se han dejado ver Miquel Puig, número tres de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona; Elsa Artadi, líder local de Junts per Catalunya; María Luz Guilarte, máxima dirigente municipal de Ciudadanos; Manuel Valls, ex primer ministro francés y jefe de filas de la plataforma amplia Barcelona pel Canvi y Josep Bou, presidente del PP en el segundo mayor consistorio de España. Representaban a 23 de los 41 concejales del consistorio y los botiguers les han puesto deberes. “Paren el incremento”, les han espetado.

“Ustedes son los ojos y escaparates de Barcelona”

Puig ha admitido que “ERC hará todo lo posible por mejorar la propuesta de presupuesto municipal”, aunque ha dejado la puerta abierta a dar luz verde final --ya permitió la aprobación inicial-- a las cuentas de BComú y PSC. Artadi ha recordado “el cúmulo” de políticas contrarias a la restauración de Barcelona por parte del anterior y actual gobierno municipal. “El alza abusiva encarna la falta municipal de diálogo, no solo con la restauración, sino con muchos otros sectores”, ha criticado la independentista. Guilarte ha cargado contra lo que ella ve un "impuestazo" del gobierno de BComú y PSC y ha avanzado que Ciudadanos lo combatirá con una propuesta de comisión extraordinaria de Economía y Hacienda.

colau terrazas barcelona
La tarjeta roja mostrada por los restauradores al gobierno municipal de BComú y PSC / CG

A su vez, Manuel Valls ha recordado que “en lugar de ayudar a los restauradores tras un parón del consumo y la violencia vivida en la ciudad, la primera medida del Ayuntamiento de Barcelona es subir los impuestos”. Josep Bou, del PP, se ha sentido “como en casa” en un acto, ya que él “levanta 12 persianas cada día y paga 80 nóminas”. Ha prometido combatir la nueva ordenanza fiscal y ha loado a los negociantes: “Ustedes son los ojos y escaparates de Barcelona”.

“Tendremos que cerrar”

Las intervenciones de los políticos no ha restado foco público a los protagonistas del acto: los pequeños restauradores. Una de ellas, Chelo Miranda ha alertado de que el incremento del precio de colocar sillas en la calle “le hará plantearse el cierre” de su bar. ¿Por qué motivo? “Porque levantar un negocio como el mío, que es familiar, es un esfuerzo diario. Va de muy poco dinero. Cualquier imprevisto significa una zozobra para el comercio. A menudo te vas a dormir planteándote traspasar o cerrar”, ha admitido.

Ignasi Torralba, histórico del Gremio de Restauración y propietario del restaurante Amaya, ha lamentado que los políticos “no gestionen tal y como sugiere el Código Civil: como si fueran un comerciante”. Ha lamentado el gerente la “negatividad” que él percibe del gobierno municipal con las terrazas de la ciudad, una queja que han repetido otros colegas.

El acto ha concluido con las intervenciones de los políticos, que ha mostrado su “apoyo” a la restauración. Tras ello, los asistentes han mostrado tarjetas rojas, en referencia a su oposición a esta política concreta del gobierno municipal.