Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Bares y restaurantes de la Rambla de Barcelona / EFE

Los restauradores de Barcelona proponen abrir la segunda quincena de mayo

El gremio reclama al Gobierno que levante la prohibición de despedir para que las empresas puedan adaptar sus pantillas al negocio real

4 min

El director del Gremi de Restauració de Barcelona, Roger Pallarols, espera que bares y restaurantes puedan reabrir durante la segunda quincena de mayo o a principios de junio. Primero, el gremio pide a todas las administraciones que definan "los planes de futuro para el sector, en qué condiciones se le compensará y qué restricciones se pondrán" para reemprender la actividad.

"La fecha ideal sería el 15 de mayo y la fecha con más cautela sería el 1 de junio", subraya. "Es lo razonable: con demasiado tiempo más de cierre, se multiplica el riesgo de que las consecuencias sean aún mas irreversibles”. Aun así reconoce que nadie le ha confirmado que las responsables políticos trabajen con estas fechas".

Las Ramblas vacía por Sant Jordi / EP

Cierres 

Pallarols teme que el confinamiento provocado por el coronavirus SARS-CoV-2 más la caída del consumo interno y del turístico acabe con el 25% de los 8.500 bares y restaurantes de la ciudad en el plazo de un año.

Tan esencial como las fechas son las condiciones en que se reabra, advierte el gremio de restauradores, que pide a las autoridades "un mensaje inequívoco” de que es seguro usar los bares y restaurantes de Barcelona y el conjunto de España.

La Administración también debería reducir la presión fiscal para el sector y suspenda, por ejemplo, "abusiva tasa de terrazas" y relajar las condiciones a que están sometidas en Barcelona. Alega que precisamente la terraza puede salvarles porque los clientes se sientan más seguros que en los salones cerrados, por lo que hace un nuevo llamamiento al Ayuntamiento de Barcelona para que atienda sus demandas.

Presupuestos

Pallarols adelanta que retomar la actividad sin ciertas condiciones puede ser letal para los bares y restaurantes, porque estar abierto al público y no recibir clientes aumentaría aún más los gastos y " la situación se puede agravar".  En ese sentido también requiere a la Generalitat considerar tributos y cánones y rehacer los Presupuestos que iba a aprobar el Govern para reducir la fiscalidad a las empresas.

Al Gobierno le pide la exención del pago del alquiler mientras el local esté cerrado, y que después el precio se adecue a la proporción de espacio del establecimiento en la reactivación de la actividad.

Despidos

Las condiciones de la reapertura son claves para el gremio que defiende que las medidas se vaya adaptando progresivamente. Así, instan a remodelar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Creen que los empleados deben incorporarse gradualmente según las condiciones de cada reapertura; "y suprimirse la prohibición de despedir durante seis meses", alegando que habrá que escoger entre dar trabajo a quien se pueda o cerrar si no se puede mantener a toda la plantilla.

Pallarols ha tratado ya estos temas con el Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona, incluidos la ministra de Comercio, Reyes Maroto; la consejera de Empresa, Carme Chacón, y el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, además de todos los grupos del Congreso y los de la oposición del ayuntamiento.