Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sillas vacías en una terraza de un restaurante de Barcelona reflejan la crisis del sector de la restauración / EP

La restauración pide al Govern un gesto con el sector

El Gremio entiende que hay que formar Ejecutivo pero alerta de que "lo único que puede darnos oxígeno es trabajar"

2 min

El Gremio de Restauració de Barcelona ha pedido al Govern ​en funciones "un gesto de compromiso" con el sector y con la recuperación de su economía. Lanza este mensaje el día en que se deben reeditar o cambiar las actuales restricciones para frenar los brotes de coronavirus, ya que el plan actual decae el próximo lunes. 

"No podemos condenar al sector al actual estado de inanición ni un minuto más; ya no quedan ahorros ni créditos ICO o ICV. Lo único que puede dar oxígeno al sector es trabajar", ha alertado el director del Gremio de la Restauración, Roger Pallarols.

Más horas de actividad

Por todo ello, reclama "avanzar" en la reapertura progresiva de los bares y restaurantes. Pallarols insiste en que resulta vital recuperar el horario continuado e incrementar las horas de actividad, con la priorización de las terrazas al aire libre, tal y como indica en un comunicado.

Actualmente, la apertura al público se limita a 6,5 horas divididas en dos franjas, desayunos y comidas. La restauración de los centros comerciales se mantiene cerrada desde el 21 de diciembre igual que el grueso de establecimientos de estas superficies, igual que las tiendas de más de 400 metros cuadrados. 

Emergencia

Pallarols ha remarcado que "el exceso de prudencia asfixia a las empresas". Afirma que, aunque se debe determinar la composición del nuevo Ejecutivo tras las elecciones de este domingo, es prioritario atender "la emergencia de la restauración, que es responsabilidad del Govern en funciones".

Reclama de nuevo que los registros epidemiológicos se deberían complementar con indicadores económicos, como la cifra de trabajadores en ERTE, el número de establecimientos que con las restricciones funcionan de manera residual o el volumen de deuda de las empresas. Por todo ello, exige que los políticos catalanes "no se muestran impasibles ante el hundimiento de todo un sector".