Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cafetería de un centro comercial antes de la pandemia de Covid / EFE

La restauración de los centros comerciales pide reabrir el lunes

Los propietarios se quejan de que están cerrados desde el pasado 15 de octubre y advierten de que peligran 12.000 puestos de trabajo

2 min

Restauradores con locales en centros comerciales han urgido este jueves al Procicat a permitir que estos establecimientos, cerrados desde el pasado 15 de octubre, vuelvan a abrir sus puertas a partir del lunes 22. Así lo indica un comunicado remitido a la prensa suscrito por Comertia, Barcelona Oberta, Restaurants centres comercials y el Gremio de la Restauración de Barcelona.

"El último anuncio del Procicat sigue excluyendo la apertura de los restaurantes de los centros comerciales que hace cinco meses que están cerrados, sin tener ninguna respuesta o justificación que sustente esta discriminación con respecto al resto de restauración", lamentan. Afirma el texto que los comensales pasan de media en estos locales 40 minutos, pues son establecimientos en los que "no se hacen sobremesas" porque quienes comen ahí han acudido al centro comercial a comprar.

Hasta las cinco

La situación es "crítica", prosigue el comunicado, hasta el punto que "unos 500 negocios y 12.000 trabajadores están en peligro", es decir, "uno de cada cuatro negocios de centros comerciales tiene previsto cerrar definitivamente".

Los restauradores de centros comerciales querrían abrir sus puertas como el resto del sector, hasta las 17.00 horas, puesto que "el 60 % de la facturación de los restaurantes se concentra al mediodía", de manera que "adoptando el mismo horario que la restauración de calle, los restaurantes de centros comerciales podrían sobrevivir"

El TSJC

Recuerda también el comunicado que el gremio solicitó el lunes al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que deje sin efecto de manera cautelar la suspensión de actividad que afecta a los restaurantes ubicados en centros comerciales, al considerar que es una medida "discriminatoria y falta de lógica cuando se ha dado un salto para ampliar la movilidad"