Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada del Palau de Justícia, sede del TSJC / EP

La restauración prepara la impugnación de las restricciones ante el TSJC

La patronal Fecasarm acusa a Aragonès de mentir y trabaja en un recurso para suspender cautelarmente las nuevas medidas si el Govern no las retira

3 min

El sector de la restauración prepara una impugnación de las nuevas medidas aprobadas por el Govern ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Así lo ha anunciado la patronal Fecasarm, que ha dado un ultimátum al Ejecutivo catalán: o se reúne de urgencia con el sector y da marcha atrás con las restricciones, o la próxima batalla podría darse en los tribunales.

La Fecasarm estudia solicitar al alto tribunal catalán que aplique medidas cautelares urgentes “si no hay una rectificación”. Estas incluirían la suspensión inmediata de las nuevas medidas de contención del coronavirus anunciadas el viernes, que limitarán el horario presencial de los bares y restaurantes a desayunos y comidas a partir del próximo lunes.

Impugnación inminente

El recurso judicial podría presentarse entre el lunes y el martes, una vez las restricciones hayan sido publicadas en el DOGC. “Ya estamos trabajando en la impugnación de las medidas anunciadas ante el TSJC”, ha avanzado la federación empresarial en un comunicado.

"Si no se confirma la reunión con carácter inmediato, avanzaremos con el recurso para presentarlo cuanto antes", ha advertido Joaquim Boadas, secretario general de Fecasarm. El jurista ha denunciado que la batería de medidas centrada en la restauración es desproporcionada y arbitraria, que “arrastrará a miles de familias que se verán abocadas a la ruina” y que “no existe ninguna voluntad política de ayudar al sector”.

La ‘gran mentira’ de Aragonès

“Del todo insuficientes”. Así ha tachado la patronal las ayudas del Govern, cuyo compromiso con las medidas de apoyo económico dan por quebrado: “Ha quedado en evidencia que lo que dijo en su día el vicepresident Pere Aragonès ha resultado ser una gran mentira”..

Fecasarm, que considera que las nuevas medidas “promueven los encuentros ilegales”, también ha acusado al Govern de “no dar la cara” tras anunciar las restricciones. Por otro lado, ha cargado contra la Generalitat por no apostar por tecnologías como las apps de control y “alternativas menos ruinosas” en su gestión de la pandemia.