Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La terraza de un bar de Barcelona en una imagen de archivo / EP

La restauración advierte que cerrar el interior de los bares “agravará” la crisis sanitaria

El sector considera que la recomendación de prohibir el consumo dentro de los establecimientos trasladará la socialización a otros espacios

3 min

El Gremio de Restauración de Barcelona ha advertido que “la socalización es un hecho”, por lo que “cerrar el interior de los bares y restaurantes únicamente servirá para agravar” el problema de la pandemia. Los restauradores han respondido así al criterio del Ministerio de Sanidad, que ha recomendado a las comunidades autónomas prohibir el consumo dentro de los establecimientos en zonas de alta incidencia de coronavirus --cuando se superen los 150 casos por cada 100.000 habitantes--.

“Seguir limitando la restauración únicamente servirá para trasladar las reuniones sociales a los ámbitos privados”, ha protestado Roger Pallarols, director del Gremio, este lunes en un comunicado. Asimismo, denuncia que un año después de la irrupción del Covid, “viendo el agujero que la pandemia está haciendo en las finanzas de los ciudadanos y las empresas, las soluciones deben ser diferentes, más precisas y menos lesivas desde el punto de vista económico.

Controlar la interacción social

Los restauradores apuestan por contar “con la implicación voluntariosa de la población” en el cumplimiento de las restricciones, ya que “no se puede poner a un policía en cada esquina”. “Las administraciones deben reconocer que la ciudadanía ya no tolera las restricciones”, alerta Pallarols, por lo que propone los bares como vía de escape controlada.

El Gremio critica además que el Gobierno recomiende endurecer medidas sin aludir a la situación de las empresas. “¿Quién pagará la factura de un nuevo cierre?”, se pregunta el representante de la restauración barcelonesa, que aclara que el sector ya no puede hacerse cargo de estos costes.

Ayudas directas

Los restauradores han criticado también las primeras ayudas directas que da el Gobierno, que consideran “simbólicas”. En el caso de Cataluña, se repartirán 993 millones de euros entre las empresas de todos los sectores, por lo que “en ningún caso estarán a la altura del agujero que está generando la pandemia”.

En cuanto a las ayudas trimestrales de la Generalitat para empresas con trabajadores en ERTE, el Gremio ha avanzado que reclamará al Govern que se forme tras la investidura que cumplan el compromiso lanzado tanto desde ERC como desde Junts per Catalunya de dar continuidad a estos fondos.