Menú Buscar
Dos turistas en el barrio de la Barceloneta / EFE

Las reservas turísticas en Cataluña caen un 20% por el 'procés'

La patronal del sector asegura que los atentados de agosto provocaron una reducción del 5%, que casi se había recuperado

18.10.2017 08:35 h.
4 min

Las reservas turísticas del último trimestre del año ya registran en Cataluña un retroceso del 20%, por lo que, de seguir la actual tendencia, el sector sufriría un descenso de su volumen de negocio de 1.197 millones de euros en el escenario más moderado.

De hecho, desde el 1 de octubre hasta ahora ya se han reducido en un 15%.

Hasta un 30% de caída

Si la situación de volatilidad y altercados se agrava en los próximos meses, y ello se traduce en una imagen de conflictos permanentes e inseguridad ciudadana, el impacto negativo alcanzará los 1.796 millones, al bajar la actividad turística un 30% en vez de un 20%, según informó ayer José Luis Zoreda, vicepresidente de la patronal turística Exceltur.

El atentado del 17 de agosto había generado una caída del 5% en las reservas, pero de esa pérdida ya se había recuperado más del 70%.

La situación en Cataluña repercutiría en el conjunto del sector español, que en 2017 crecerá el 3,1%, un punto menos de lo previsto.

Impacto en el empleo

Zoreda considera que, "de seguir esa deriva turística que hace muy impredecible cuantificar con precisión el alcance final de sus efectos inducidos", en cualquier caso, se vería afectado el empleo, con 405.000 personas que dependen del turismo, y sus efectos podrían impactar en otros sectores.

La situación en Cataluña no ha afectado por el momento a la evolución de las ventas y reservas del resto de destinos turísticos españoles, que "siguen creciendo de forma notable, muy en especial Madrid, que ya pudiera estar captando alguna reunión o flujos de turistas" desde Barcelona.

Al conflicto catalán se suman, no obstante, otros factores que han llevado a los empresarios turísticos a tener más cautela ante las previsiones de ventas para el último trimestre de 2017.

Cae el consumo

Entre ellos destacan la ralentización del consumo turístico de los británicos; la recuperación de destinos competidores de España como Turquía y Egipto —que crecen en verano a un 45%— y de principales ciudades europeas, cuyo turismo se había visto afectado por el terrorismo.

Así, han disminuido en España los turistas franceses e italianos, "muy propensos" a viajar al norte de África, lo que se ha visto compensado, sin embargo, por la subida de la demanda de los visitantes rusos, de países del Este, nórdicos y larga distancia.

Más salidas

También se ha ralentizado el mercado interno para los destinos españoles y, en cambio, se ha acelerado para las salidas al exterior, según Zoreda.

Pese a ello y a la contestación social al turismo en algunos destinos o las huelgas en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, España ha cerrado una "excelente" temporada veraniega, con un incremento del PIB turístico del 4,2% y del 4,6% del ritmo de creación de empleo en septiembre, lo que supone 76.091 personas más.