Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del campus de Repsol / EP

Repsol vuelve a ser rentable pese a las pérdidas contables de 2.578 millones

La compañía supera los objetivos del plan de resiliencia que puso en marcha debido a la crisis del coronavirus

5 min

Repsol volvió a la rentabilidad en el tercer trimestre con un beneficio neto ajustado de siete millones de euros, frente a las pérdidas de 258 millones registradas en el trimestre anterior debido a los efectos de la crisis del coronavirus que provocó, entre otras circunstancias, un desplome sin precedentes de los precios del petróleo. Hasta septiembre, la compañía reportó pérdidas contables de 2.578 millones de euros por el ajuste en el valor de los activos que llevó a cabo al cierre del pasado año.

El resultado neto ajustado de la petrolera en el conjunto de los nueve primeros meses del año ascendió a 196 millones de euros, un 88% menos que el registrado en el mismo periodo del 2019.

Repsol: de pérdidas a beneficios

Las cuentas del periodo julio-septiembre contrastan de forma notable con las del anterior trimestre, cuando la actividad específica de la compañía reportó pérdidas de 258 millones de euros, en un periodo marcado por el estado de alarma decretado por el Gobierno y las estrictas medidas de reclusión y limitaciones a la movilidad.

De este modo, la compañía que preside Antonio Brufau ha logrado recuperar el pulso en cuanto a su negocio recurrente, en un ejercicio en el que, al margen de la crisis, los resultados cuentan con la distorsión procedente de la revisión del valor de los activos que realizó la compañía tras el histórico giro estratégico acordado a comienzos de diciembre de 2019, cuyo fin es avanzar en el terreno de la energía baja en emisiones y ser una empresa neutra en carbono en 2050.   

Plan de resiliencia de Repsol

La compañía ha decidido actualizar algunos de los objetivos marcados en el plan de resiliencia que puso en marcha con urgencia al inicio de la crisis del Covid-19 al haber alcanzado ya algunas de las metas antes de que finalizara el ejercicio.

Sin ir más lejos, la reducción de gastos operativos se irá hasta 500 millones de euros, tras haber logrado 350 millones hasta septiembre, que era lo marcado por el plan original. También se amplía en 200 millones de euros, la reducción de inversiones, fijada en principio en 1.000 millones. Repsol ha reducido su deuda hasta los 3.338 millones de euros, una circunstancia que atribuye a la sólida generación de caja.

Mayor liquidez

La compañía también se ha centrado en estos meses en mejorar su posición de liquidez con el fin de afrontar la crisis con mayores garantías. Al cierre del tercer trimestre, esta variable se situó en 9.099 millones de euros, lo que equivale a 3,43 veces los vencimientos de deuda bruta en el corto plazo.

Recientemente, Repsol cerró una emisión de eurobonos por importe de 850 millones de euros con el tipo de interés más bajo obtenido por la compañía, aprovechando el entorno de mínimos históricos que presenta el mercado. El bono, con vencimiento en 2024, tiene un cupón fijo anual de 0,125%.

Proyecto de Cartagena

Repsol anunció la pasada semana el proyecto para la construcción en su refinería de Cartagena (Murcia) de la primera planta de biocombustibles avanzados de bajas emisiones de España, en el marco de su plan para incrementar el peso de la energía sostenible en su cartera hasta alcanzar el objetivo de ser una compañía neutra en carbono en 2050.

La instalación será capaz de producir biocombustible avanzado que podrá ser empleado en coches, pero también en vehículos pesados como camiones e incluso en aviones y supondrá el ahorro de emisiones de 900.000 toneladas de CO2 al año en España.

Destacadas en Business