Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Detalles de la sede de Repsol en Madrid / EP

Repsol vende un 25% de su negocio ‘verde’ a Credit Agricole por 905 millones

La compañía descarta finalmente la salida a bolsa mientras analiza una oferta no solicitada por una participación en su negocio de exploración

4 min

El consejo de administración de Repsol ha acordado la venta de un 25% de su filial de renovables a un consorcio conformado por Credit Agricole y el fondo Energy Infrastructure Partners (EIP) por un montante de 905 millones de euros.

La compañía pone fin así a un proceso que ha extendido durante los últimos 18 meses, conducente a poner en valor el negocio que arrancó hace apenas tres ejercicios y que se ha convertido en uno de los principales pilares del grupo, en su estrategia dirigida a ser neutra en carbono en 2050.

Descartada la bolsa

Una las opciones que barajaba la compañía para llevar a cabo esta maniobra consistía en una posible salida a bolsa, con el fin de aprovechar el apetito inversor por la energía verde; no obstante, las dudas que comenzó a generar el sector por la potencial generación de una burbuja, que llegaron a provocar la cancelación de varias operaciones de este tipo, hizo que Repsol decidiera darse algo más de tiempo.

Con el inicio de la invasión rusa de Ucrania, que ha derivado en una notable volatilidad en los mercados, la empresa que preside Antonio Brufau terminó de descartar la alternativa y se centró en la búsqueda de un socio minoritario. 

Socios minoritarios en proyectos

En este sentido también ha sido un factor a tener en cuenta operaciones similares que Repsol ha llevado a cabo en los últimos meses con algunos de sus activos de renovables más destacados. Ha sido el caso del parque eólico Delta I, en Aragón, con 335 MW de potencia instalada y a operativo, en el que dio entrada con un 49% a Pontegadea, la sociedad de inversión del fundador y accionista mayoritario de Inditex Amancio Ortega; por su parte, en la planta fotovoltaica de Valdesolar (Extremadura) cuenta desde marzo como socio con el fondo The Renewables Infrastructure Group.

La venta del 25% de su negocio renovable permitirá a Repsol financiar su expansión en el ámbito de bajas emisiones en el que cuenta con ambiciosos objetivos como alcanzar una potencia instalada de 6 GW en 2025, año en el que finaliza su vigente plan estratégico, y de 20 GW en 2030. 

Otras desinversiones

Tras acordar esta desinversión, Repsol se centrará en analizar la oferta que le ha llegado por el 25% de su negocio de petróleo y gas. Una circunstancia que, al contrario que la operación que ha concretado este jueves, no estaba en los planes de la energética pero que podría supone un avance en el recorte de su exposición a los combustibles fósiles. 

Pese a que Repsol considera el ‘upstream’ como un sector estratégico, la compañía no rechaza en principio una potencial desinversión que podría reportarle ingresos en torno a los 3.500 millones de euros sin que pierda el control de la división ni tenga que dejar de consolidarla por completo en sus resultados, igual que ocurre con el negocio de renovables. 

De concretarse la venta, el ingreso podría contribuir a financiar el crecimiento en el ámbito de bajas emisiones y también ha elevar la remuneración al accionista.