Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del campus de Repsol / EP

Repsol pierde 2.500 millones de euros por la devaluación de sus activos

El resultado neto ajustado, que mide su actividad en su negocio, asciende hasta los 189 millones

3 min

Repsol ha presentado este jueves los resultados pertenecientes al primer semestre de 2020 con unas pérdidas históricas de 2.500 millones de euros debido a “la situación sin precedentes provocada por el coronavirus” que ha derivado en que sus activos pierdan un valor de 2.700 millones de euros.

Por otra parte, Repsol obtuvo en el primer semestre de 2020 un resultado neto ajustado, que mide específicamente el desempeño de los negocios, de 189 millones de euros. Esta cifra se alcanzó en un contexto condicionado “por la pandemia global, el derrumbe de los precios del crudo y del gas y la extraordinaria caída de la demanda”. 

Menos deuda y más liquidez

Por otra parte, la deuda de la compañía se reduce a los 3.987 millones de euros, unos 500 millones de euros menos que en el último trimestre, algo que entra dentro del plan estratégico de Repsol.

Asimismo, a cierre de junio, Repsol contaba con una posición de liquidez de 9.762 millones de euros, que cubre en 2,43 veces los vencimientos a corto plazo.

Áreas de negocio

El negocio comercial y de energías renovables obtuvo un resultado de 163 millones de euros en el semestre, lastrado por el parón en la demanda. Según indica Repsol, la reclusión y las restricciones a la movilidad impuestas para combatir el coronavirus redujeron las ventas en la red de estaciones de servicio en el segundo trimestre un 48% respecto al mismo periodo de 2019, coincidiendo en gran parte con el estado de alarma en España.

Respecto al resultado de electricidad y gas, los datos mejoraron por el "mejor desempeño del negocio de generación y al incremento de la producción".

Medidas para salir de la crisis

En este contexto condicionado por la pandemia mundial, el CEO de la petrolera, Josu Jon Imaz, revela que a pesar de la situación Repsol está “cumpliendo con los objetivos del plan de resiliencia, asegurando la robustez del balance y reiterando el compromiso de liderar la transición energética y alcanzar las cero emisiones netas en 2050”.

Según el consejero delegado, la compañía ha emprendido acciones para reforzar la generación caja y poder fortalecer las cuentas anuales. A su vez, Repsol recuerda que ha aumentado su estimación inicial de reducción adicional de los gastos operativos hasta los 450 millones de euros (desde 350 millones); el recorte de las inversiones, hasta los 1.100 millones (desde 1.000 millones), y mantiene la optimización del capital circulante en cerca de 800 millones de euros. Todo ello respecto de las métricas presupuestas a principio de año.