Menú Buscar
Josu Jon Imaz y Antoni Brufau, consejero delegado y presidente de Repsol, en una imagen de archivo / EFE

Repsol mejora sus resultados tras adaptarse a la caída del precio del petróleo

La multinacional española obtiene 1.120 millones de beneficios, un 35% más que en los nueve primeros meses del año pasado

3 min

Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.120 millones de euros durante los nueve primeros meses de este año, lo que supone un aumento del 35% respecto a los 832 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado este jueves la petrolera.

La compañía ha destacado que las medidas de eficiencia y ahorro implementadas a lo largo del año le han permitido incrementar sus resultados y adaptarse mejor al actual entorno de precios deprimidos del crudo y del gas.

Reducir deuda

Ello, junto con la gestión dinámica del portafolio de activos de Repsol, ha permitido reducir la deuda neta del grupo en 1.946 millones respecto al final del ejercicio 2015, hasta situarla en 9.988 millones.

Todas las áreas de negocio de Repsol obtuvieron resultados positivos, pese al contexto caracterizado por la caída del 24% en el precio del petróleo y del 18% en el del gas.

En concreto, destaca el incremento en 668 millones del resultado neto ajustado de la unidad de Upstream (exploración de yacimientos y su explotación), al pasar de unas pérdidas de 633 millones a un beneficio de 35 millones en los nueve primeros meses del año.

En Downstream (el refino de petróleo y gas), el negocio mantuvo, según la firma, el buen desempeño de los anteriores trimestres gracias a las medidas de eficiencia y transformación implementadas, que contribuyeron a aumentar sus ventas y aprovechar los mejores márgenes internacionales.

Resultados atípicos

El resultado neto ajustado fue de 1.224 millones, frente a los 1.399 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior, en los que se incluían resultados financieros excepcionales de 500 millones, derivados básicamente de la posición en dólares que tenía la compañía tras cobrar la expropiación de YPF, y cuyo importe se destinó posteriormente a la adquisición de Talisman.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) aumentó un 5%, hasta alcanzar los 3.558 millones, apoyado en las medidas de optimización implementadas en los negocios de la compañía y en la corporación.