Menú Buscar
Josu Jon Imaz (izquierda), consejero delegado de Repsol, y Antonio Brufau (derecha), presidente de la petrolera.

Repsol cierra con pérdidas de 1.227 M€ el 2015 por la caída del precio del petróleo

La multinacional española provisiona casi 3.000 millones para hacer frente a la depreciación, aunque mantiene los resultados operativos en términos positivos

3 min

Antoni Brufau, presidente, y Josu Jon Imaz, consejero delegado, han soñado más de una y dos veces estos últimos meses con la cotización de los precios del petróleo. Esa variable, fundamental en la contabilidad de una multinacional petrolera, ha sido determinante para que Repsol cierre 2015 con unos resultados negativos de 1.227 millones de euros. ¿La razón? Una contabilización prudente ha llevado a provisionar las reservas de crudo a precios distintos a los que estaba valorada y provisionar 2.957 millones de euros en el balance de la compañía.

El resultado son unos números rojos inusuales en la historia reciente de la empresa que afectan también a sus principales accionistas: La Caixa y Sacyr. De forma histórica, los beneficios de Repsol redundaban de forma positiva en las cuentas de sus matrices accionariales, pero en 2015 no ha podido ser.

Buena marcha del negocio

Y eso sucede, paradójicamente, en un momento en el que la compañía española va bien en términos operativos. Analizadas sus actividades y negocios, la gran mayoría ha ganado en eficiencia y presenta mejores resultados que en ejercicios anteriores. Así, por ejemplo, el negocio llamado en el sector Downstream (el refinado del petróleo y las empresas químicas) ha ganado la friolera de 2.150 millones de euros, lo que supone incrementar los resultados de esa área en el 113%.

Otro de los ejes de la actividad, llamado en el argot Upstream (exploración y producción de petróleo) también ha mejorado. Repsol produce de media 558.900 barriles diarios de petróleo. De esa cifra, unos 200.000 proceden de la empresa canadiense Talisman, comprada recientemente por la española. Uno de los indicadores de la salud de una petrolera son sus reservas probadas. En el caso de Repsol, esa cifra se incrementó en 2015 hasta 2.373 millones de barriles de petróleo, un 54% más que un año antes.

Todo igual respecto a Gas Natural

El consejo de administración de la compañía aprobó estas cuentas en la tarde del miércoles y decidió también mantener la política de dividendos. Una de las incógnitas que flota en el ambiente del sector energético es qué hará Repsol con su participación en la gasística catalana Gas Natural Fenosa. De momento no hay novedades sobre esa cuestión, menos todavía en la actual situación de Repsol y su balance: Gas Natural aportó 453 millones al resultado ajustado neto, el 3% más que en 2014.