Menú Buscar
Estado de circulación de la carretera de Madrid a Toledo el viernes 29 de julio.

Repostar en la operación salida de agosto es nueve euros más barato que el año pasado

El precio de los carburantes continúa a la baja y no había llegado a estos niveles en época de verano desde 2009

Margalida Vidal
3 min

Muchos españoles empiezan vacaciones este fin de semana, y otros, las terminan. La operación salida y retorno supone que el paso de julio a agosto sea uno de los más movidos en las carreteras. La Dirección General de Tráfico (DGT) prevé que se producirán hasta 6,5 millones de desplazamientos de vehículos entre el 29 de julio y el 1 de agosto. En todo el mes, el número asciende a 43 millones.

Además de los atascos en las vías de salida de las ciudades más pobladas, el gasto en gasolina es una de las principales preocupaciones de los conductores, ya que los trayectos suelen ser más largos de lo habitual. Este año, sin embargo, llenar el depósito estos días será unos nueve euros más barato que en 2015.

Precios bajos

Los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, del 25 de julio, marca un precio de 1,144 euros por un litro de gasolina en España. El precio de repostar con un depósito medio de 55 litros es de casi 63 euros. En las mismas fechas del año pasado, un litro costaba 1,307 euros, por lo que el precio de llenar el depósito era de 71,88 euros, casi nueve euros más caro.

La diferencia es más acusada al comparar los precios actuales con los de hace tres años. Los datos de la UE apuntan que a finales de julio de 2013, el precio de la gasolina en España era de 1,471 euros por litro, por lo que repostar suponía un coste de 80,9 euros.

El diésel, también más barato

El gasóleo ha seguido una tendencia muy similar. Los conductores de vehículos con motores diésel se gastarán 56,43 euros durante la operación salida para llenar un depósito de 55 litros, con un precio de 1,026 euros por litro. El año pasado, costaba seis euros más.

En comparación con 2013, cuando el precio llegó a un máximo, la diferencia es de casi 13 euros menos. A finales de julio de ese año, el litro de gasóleo costaba 1,376 euros.

Casi a niveles de 2009

Este año el precio de los carburantes ha su nivel más bajo desde 2009 en época de verano. Tras alcanzar un precio de 1,047 euros al litro la gasolina, la tendencia fue al alza hasta los 1,471 euros de 2013. Desde entonces, el descenso ha sido gradual hasta los actuales 1,144.

Respecto a los demás países comunitarios, España es de los que menos cuesta llenar el depósito. La presión fiscal sobre los combustibles es mayor aquí que en el entorno. Aun así, ha aumentado últimamente, con las subidas del IVA, el aumento de impuestos y las nuevas cargas sobre el biodiesel.