El Gobierno catalán cede con la renta garantizada de ciudadanía

La comisión promotora espera una nueva propuesta que reconozca la compatibilidad del subsidio y los salarios más bajos

4 min
Dolors Bassa, consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Famila, ha arrebatado una residencia a OHL / CG
21.03.2017 00:00 h.

El Gobierno catalán abre la puerta a compaginar el cobro de la renta garantizada de ciudadanía (RGC) y el de un salario bajo. Es decir, que no llegue a los 664 euros al mes, la cantidad del Indicador de Renta de Suficiencia de Cataluña (IRSC), y soporte una unidad familiar. El Ejecutivo cede de esta forma ante las peticiones de la comisión promotora de habilitar este subsidio en el territorio.

La Conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, encabezada por Dolors Bassa, ultima una propuesta de redactado que entregará a la mesa de debate el próximo lunes. Los portavoces del departamento piden una “lectura generosa del tema” a “ambas partes” para avanzar en la RGC. Reconocen que ahora se han “consolidado puntos importantes” para la aprobación final.

Transición de tres años

Incluso han definido los casos excepcionales en los que la compatibilización se reconocería desde el momento de su implementación, indican otros interlocutores conocedores del debate. Se atendería desde el minuto uno en los casos de familias con hijos menores de edad a cargo.

El reconocimiento total para el resto de perceptores sería transitorio. El avance de la negociación también implica recortar este periodo. La consejería acepta que el plazo de despliegue se quede en “dos o tres años como máximo”.

Puesta en marcha

Hay cierta discrepancia interna en la comisión promotora de la RGC sobre el momento en que se debe poner en marcha. La mayoría de miembros señala el próximo octubre en el caso de llegar a un pacto.

Desde el Gobierno, y algunos sectores de la oposición, piden iniciar los trámites en 2018. Justifican que se daría tiempo a desarrollar los mecanismos para tramitarla y a formar al personal que se debería encargar de ello.

Falta de presupuesto

También persisten las dudas sobre el presupuesto. La oposición forzó a Junts pel Sí (JxSí) a incluir una partida de 220 millones de euros en el proyecto presupuestario que se votará este martes en el Parlamento. El problema, según los impulsores, es que se necesitarían entre 400 millones y 500 millones anuales para cubrir las necesidades.

Tampoco está claro de dónde saldría esa cantidad. Algunos sectores indican que se cubrirá con mayores deudas, aunque la conselleria no ha confirmado este extremo.

Moción de CSQEP

Para blindar las intenciones del Govern en la RGC, Catalunya Sí que Es Pot (CSQEP) presentará el próximo jueves una moción en el Parlamento a favor de contemplar la complementariedad del subsidio en los salarios más bajos. Cuenta con el apoyo inicial de los partidos de la oposición presentes en la comisión promotora.

Si se aprobara, marcaría el documento que Trabajo, Asuntos Sociales y Familia prepara para el próximo lunes.

¿Quiere hacer un comentario?