Menú Buscar
Panel de bolsa con los resultados del Ibex35 y el tipo de cambio entre el euro y la libra de Reino Unido

Reino Unido no quiere a la UE, pero adora a España

A menos de tres meses para que abandonen la Unión Europea, los británicos son los mayores inversores en nuestro país, con un incremento espectacular este año del 79,49%

8 min

Reino Unido votó en referéndum el 23 de junio de 2016 si quería continuar en la Unión Europea o no, y el resultado de la consulta derivó en una palabra recurrente que desde entonces no paramos de escuchar: Brexit (British exit o Britain exit). O lo que es lo mismo: salida del Reino Unido de la UE.

El 51,9% de los votantes apoyaron entonces abandonar la Unión Europea, y eso bastó para que se iniciara un proceso de dos años que debía concluir con la salida del Reino Unido el 29 de marzo de 2019. Pero fue prorrogado en primer término hasta el 12 de abril de 2019, después nuevamente hasta el 31 de octubre de este año y por tercera vez hasta el 31 de enero de 2020. En esa fecha, si es que no vuelve a prorrogarse o salvo que se diera alguna otra sorpresa, el Reino Unido abandonará la Unión Europea definitivamente.

Papeleta del referéndum el 23 de junio de 2016
Papeleta del referéndum el 23 de junio de 2016

¿Incertidumbre?

La salida del Reino Unido de la Unión Europea lleva creando incertidumbre desde que se aprobó en 2016. Se vislumbran posibles consecuencias, aunque en la práctica, todo está por verse aún. Pero si nos fijamos en las inversiones británicas en España, esa incertudumbre no existe. Los británicos votaron en su día que ya no querían ser comunitarios, pero esa decisión parece que no iba mucho con España, al menos para ellos. Serán presumiblemente las empresas españolas quienes se vean más afectadas que las británicas.

De hecho, aunque hace tres años que se conoce la salida y pese a que en España la inestabilidad política ha sido una constante desde entonces, durante los últimos años Reino Unido se ha consolidado como el país europeo que más invierte en España, hecho que este año es más evidente que nunca. Y es que durante los primeros seis meses de 2019, los británicos destinaron 3.125 millones de euros a España, un 79,49% más que en el mismo periodo de 2018. La manera en que finalmente abandone Gran Bretaña la UE marcará las condiciones comerciales posteriores.

No pasa nada

Analistas Financieros Internacionales (AFI), en colaboración con la Cámara de Comercio Británica en España, ha elaborado un informe en el que detalla cómo Reino Unido ha escalado posiciones desde el sexto puesto hasta el primero en lo que se refiere a inversores europeos en España durante los últimos cuatro años.

De ese estudio se desprende, además, que el 80% de las empresas británicas encuestadas aseguran que no se han planteado cambiar el destino de las inversiones destinadas a España tras el Brexit. La mayoría considera que la salida de la UE no reducirá su inversión en nuestro país ni en lo que queda de año ni en 2020, cuando en teoría el Brexit debería aplicarse el último día de enero. Lo que está claro es que la nueva situación genera inseguridad, no tanto preocupación, al menos para los británicos.

En qué invierten los británicos

Las inversiones británicas en España se concentran en las telecomunicaciones y la industria tabaquera, sobre todo, aunque según el informe es "reseñable el repunte experimentado por el sector de actividades de apoyo a la extracción de petróleo y gas natural, inexistente hasta 2016".

El informe destaca igualmente que Reino Unido es prácticamente el único inversor extranjero en España en sectores como la educación secundaria, las organizaciones empresariales y patronales y las actividades postales y de correos, sin olvidarnos lógicamente del turismo británico, que cada año inunda nuestro país y viceversa. De hecho, existe un flujo constante de turistas en ambas direcciones.

Ciudadanos británicos en Alicante / EFE
Ciudadanos británicos en Alicante / EFE

Las relaciones comerciales entre España y Reino Unido son excelentes y eso se plasma en el hecho de que Gran Bretaña es el principal destino de la inversión exterior española.

Castilla y León, Madrid y Cataluña

Por zonas geográficas, las inversiones se concentran en Castilla y León, con 1.647 millones de euros; Comunidad de Madrid, con 1.257 millones; y Cataluña, con 52,4 millones.

El Reino Unido ha desbancado en los últimos años a Francia y Estados Unidos como principales inversores directos en España, algo que se traduce en la colocación de capitales a largo plazo. EEUU ahora es el segundo mayor inversor en nuestro país en stock debido a la volatilidad de la libra desde que se anunciara el Brexit.

Buen lugar para hacer negocios

El 81% de las empresas británicas, califican, además, el clima de negocios español como aceptable o bueno, un "porcentaje muy elevado pero algo más pesimista que en años anteriores", afirma el presidente de AFI, Emilio Ontiveros, que añade que la "calidad de vida" sigue siendo la gran baza de España, pero también la "digitalización" y el "mercado de trabajo", que presentan una ligera mejoría con especto a estudios anteriores.

Por el contrario, tienen la percepción de que existe poco apoyo al I+D+I y los riesgos que entraña la inestable situación política de nuestro país lastran el crecimiento.

Cataluña, tercera pero lejos

La situación política en Cataluña tiene "poca importancia" para el 58% de los inversores británicos, por lo que solo el 30% ha preferido priorizar otras regiones para llevar a cabo su actividad. Pese a todo, la diferencia entre las inversiones en Castilla y León y la Comunidad de Madrid -primer y segundo mayores focos de las inversiones británicas-, en relación con Cataluña -tercera del ránking- es abismal, como hemos visto: Castilla y León (1.647 millones), Comunidad de Madrid (1.257 millones) y Cataluña (52,4 millones).

Pantalla de la bolsa británica
Pantalla de la bolsa británica / EFE

Al Reino Unido le gusta invertir en España y así se plasma en datos. Veremos lo que ocurre a partir del 31 de enero si finalmente se aplica el Brexit, como está programado. Por el momento, Reino Unido adora invertir en España y a nuestro país también le encanta Gran Bretaña.