Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista panorámica de edificios de Barcelona, entre ellas empresas para las que piden rebajas fiscales / EP

Registradores de propiedad piden rebajas fiscales para propiciar el retorno de empresas a Cataluña

El decano del colectivo estima que "casi 5.000 empresas" con sede en Cataluña se han trasladado a otras comunidades en los últimos cinco años por culpa del 'procés'

2 min

El decano de los registradores de la propiedad, Vicente J. García-Hinojal, insta al Govern a poner en marcha incentivos, entre ellos rebajas fiscales, para propiciar el retorno de sedes sociales de empresas a Cataluña.

En este sentido, estima que "casi 5.000 empresas" con sede en Cataluña han trasladado su sede social a otras comunidades en los últimos cinco años. "Entre 3.000 y 4.000 de ellas" se marcharon --la mayoría a Madrid-- en los momentos álgidos del procés, es decir, desde principios de octubre y en los meses  posteriores a la declaración unilateral de independencia. 

"El problema no es tanto el número como el tipo y la entidad de las empresas que se han ido, como grandes corporaciones y sectores muy importantes de la economía", ha espetado en declaraciones a Efe.

Facilidades para que vuelvan

Dado que después de cinco años "no ha vuelto" ninguna gran empresa, el decano cree que el Ejecutivo autonómico  debe poner "facilidades" para su vuelta a Cataluña. 

Los datos del Colegio de Registradores fueron una de las principales fuentes de información en 2017 para conocer cuántas empresas catalanas habían modificado su domicilio social para situarlo en otras comunidades en los momentos álgidos del procés.

Más control sobre los pisos turísticos

Por otro lado, los registradores proponen reforzar el control sobre los pisos turísticos. En primer lugar, quieren que sea obligatorio que conste en el registro de la propiedad que una vivienda se destina a un uso turístico y, en segundo lugar, la creación de un registro especial de usos turísticos.

De esta manera se reforzaría la seguridad jurídica de todas las partes y se garantizaría que la persona que alquila un piso para uso turístico es realmente su propietario.