Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España / EP

Un rebrote del Covid-19 costará a España hasta 75.000 millones de euros

La posibilidad de un repunte de los contagios tras el verano ha llevado a algunos organismos a plantear dos posibles escenarios y todos coinciden en que el impacto del rebrote sería muy cuantioso

6 min

El coste de un potencial rebrote del Covid-19 en España a la vuelta del verano será muy difícil de asumir, tanto desde el punto de vista sanitario y humano como desde el económico. En este último caso, está en juego el hecho de que la recuperación, que ya en el mejor de los escenarios va a llevar más de dos años, se prolongue durante mucho tiempo más ante las dificultades de afrontar una factura extra que diversos organismos calculan entre los 40.000 y los 75.000 millones de euros adicionales.

El carácter excepcional de la crisis generada por la expansión del coronavirus y la notable incertidumbre que la rodea han llevado a algunas instituciones a diseñar más de un escenario a la hora de elaborar sus previsiones sobre la evolución de la economía española. En la práctica totalidad de los casos, el elemento que obliga a desdoblar los planteamientos es la posibilidad, apuntada desde hace tiempo por los expertos, de que se produzca un repunte de los contagios en el último tercio del año, coincidiendo con la bajada de las temperaturas.

Un fijo de 100.000 millones

De este modo, organismos tan diversos como la OCDE, el Banco de España y la Autoridad Fiscal Independiente (Airef) han publicado diferentes estimaciones en función de si finalmente se produce el temido rebrote o si, por el contrario, se sigue manteniendo el virus a raya.

La diferencia entre ambas posibles realidades permite establecer lo que seria el coste económico adicional de un hipotético rebrote. El punto de partida ya supone per se una factura para la economía española que superará los 100.000 millones de euros, si se tienen en consideración las propias estimaciones del Gobierno en el cuadro macroeconómico incluido en el plan de estabilidad que remitió a la Comisión Europea a finales del pasado mes de abril, ya en plena crisis.

Las cifras de la OCDE

Las últimas estimaciones conocidas son las que daba a conocer este miércoles la OCDE. Para España, el organismo multilateral es algo más pesimista y sitúa la caída del PIB en 2020 en el 11,1%, siempre y cuando no haya desagradables sorpresas adicionales en forma de repunte de los contagios. De lo contrario, el desplome de la producción se iría hasta el 14,4%. Entre ambos supuestos, la diferencia se traduce en algo más de 41.000 millones de euros para la economía española.

La institución que dirige Ángel Gurría no ha sido la única en dar a conocer estos días sus estimaciones para los próximos años. El Banco de España actualizó las suyas apenas unas semanas después de que ofrecer las iniciales ante la rapidez con la que se desarrollan los acontecimientos.

Los tres escenarios del Banco de España

A falta de dos, el supervisor bancario ha presentado tres posibles escenarios, dos de los cuales contemplan la posibilidad de un rebrote del coronavirus en España tras el verano. En función de la magnitud del repunte, su impacto para la economía española podría llegar a los 75.000 millones de euros adicionales. En el escenario más extremo, que incluiría un nuevo confinamiento para detener una nueva expansión del virus, el PIB se hundiría un 15% (hasta el momento, la más pesimista de las previsiones publicadas).

Para dar una idea de lo negativo que sería para la economía española, financiar la emisión de deuda para compensar ese coste adicional acarrearía un extra de más de 1.500 millones de euros adicionales solamente en concepto de intereses.

La Airef, sin cambios

Al contrario de lo que es habitual, la Airef también ha presentado dos posibles escenarios en su examen del plan de estabilidad enviado por el Gobierno a Bruselas. En su caso, la diferencia entre el supuesto base y el más pesimista no es tan elevada como en el del Banco de España. Aún así, los pronósticos de la autoridad fiscal independiente suponen que un rebrote penalizaría a la economía española en forma de coste adicional por un valor cercano a los 35.000 millones de euros.

En su reciente de comparecencia en el Congreso, la presidenta de Airef, Cristina Herrero, aseguró que los acontecimientos de las últimas semanas no habían motivado una revisión de sus estimaciones.