Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la discoteca Shoko de Barcelona el lunes de madrugada / CG

[VÍDEO] Así ha sido la reapertura del ocio nocturno en Cataluña

Solo un 35% de discotecas y salas de conciertos retoman la actividad tras quince meses de cierre por la pandemia del coronavirus

3 min

El ocio nocturno ha echado a andar de nuevo en Cataluña esta madrugada después de casi 15 meses de cierre gubernativo por la pandemia del coronavirus. Las discotecas y salas de baile y conciertos de la región han vuelto a la actividad después de más de un año a puerta cerrada por la enfermedad. 

Según datos de la patronal Fecalon, apenas un 35% de los negocios se han aventurado a ponerse en marcha, una cifra que la patronal explica por las restricciones impuestas por el Procicat. Cabe recordar que los clubes deben cerrar a las 03:30 horas de la madrugada, tienen el aforo limitado al 50%, deben mantener la distancia de seguridad dentro del local y los más grandes, llevar un registro de asistentes. 

"Siguen los botellones"

En estas condiciones, los establecimientos más beneficiados han sido los del Frente Marítimo de Barcelona, como Shoko o Opium, que tienen doble licencia de discoteca y restaurante. Por contra, otras grandes salas como Luz de Gas o Razzmatazz han continuado en silencio, pues han visto inviable su reapertura en las condiciones actuales. 

Desde la organización empresarial se lamenta que las limitaciones a la actividad "favorezcan la continuidad de los botellones, como se vio este fin de semana de nuevo en las playas barcelonesas". Fecalon recuerda que la festividad de San Juan presenta otro reto "por la apertura de arenales en Barcelona, Badalona y Sant Adrià de Besòs". 

El 5 de julio, revisión

Sea como fuere, la situación actual de apertura del ocio nocturno en Cataluña se prolongará hasta el 5 de julio, cuando se revisarán los datos epidemiológicos para decidir si la noche debe permanecer abierta o debe cerrar. 

Una nueva clausura añadiría más presión a negocios como la Sala Apolo o Razzmatazz, que han soportado fuertes tensiones de tesorería por el parón obligado por la enfermedad.