Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una imagen de la 'rave' de Llinars, en Barcelona, que duró 36 horas / EFE

La patronal de discotecas se personará en el proceso contra la 'rave'

Spain Nightlife-Fecasarm exige cambiar la ley para que la propagación de enfermedades vuelva a ser delito

2 min

La patronal de ocio nocturno Spain Nightlife y su asociación autonómica, Fecasarm, se personarán en el proceso judicial abierto por la organización de una rave ilegal en Llinars (Barcelona), fiesta ilegal que duró 36 horas hasta su desalojo. 

En un comunicado, las dos organizaciones empresariales han recordado que hay dos personas detenidas y cinco más investigadas por su presunta participación en el montaje de una parranda electrónica de Nochevieja que vulneró las restricciones sanitarias decretadas por la autoridad sanitaria. 

Penas leves

En paralelo a personarse como acusación particular en la causa, que ha recalado en un juzgado de guardia de Granollers (Barcelona), Fecasarm ha exigido que hechos como los ocurridos en el municipio barcelonés tengan un tipo penal aplicable. Con el Código Penal actual, los organizadores se enfrentarán solo a un máximo de año de prisión por supuesto delito de desobediencia grave

En paralelo a ello, las personas arrestadas e investigadas se enfrentan a multas de hasta 600.000 euros en un proceso que discurrirá por el cauce administrativo. Solo si alguno de los asistentes a la rave se infectara de forma grave e incluso muriera, los acusados podrían tener que enfrentarse a delitos de lesiones u homicidio, aunque "sería muy difícil de demostrar la relación causa efecto", admiten Spain Nightlife y Fecasarm

Cambio del Código Penal

Por este motivo, los representantes del sector de la noche piden que el tipo penal contra la salud pública incluya las "conductas relacionadas con la propagación de enfermedades y epidemias". Es lo que ocurre, aseguran, en países como México, Colombia, Argentina o Perú. 

En España estos comportamientos eran punibles desde 1958, aunque se despenalizaron con la reforma del Código Penal de 1995. En estos momentos solo el delito de lesiones es aplicable en situaciones como la vivida en Llinars