Menú Buscar
Rodrigo Rato y Miguel Blesa, en el banquillo / EFE

Rato justifica el uso de 'tarjetas black' por "tradición y herencia"

El expresidente de Bankia asegura que el gasto opaco de la cúpula del banco rescatado era "una retribución perfectamente legal"

2 min

El expresidente de Bankia hasta 2012, Rodrigo Rato, ha justificado el uso de tarjetas black al frente de la entidad por la "tradición y herencia recibida" de Caja Madrid. Rato, que estuvo al frente de la entidad financiera de 2010 a 2012, cuando presentó su dimisión, ha aseverado que el gasto en plásticos opacos --de 99.054,59 euros, en su caso-- fue "una retribución perfectamente legal".

En la cuarta jornada del proceso judicial contra la antigua cúpula del banco, el también exministro de Economía y exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha defendido su inocencia frente a la Fiscalía, que pide para él cuatro años y seis meses de prisión y una multa de 108.000 euros.

"Era perfectamente deducible"

Pese a que usó las tarjetas opacas repartidas entre los consejeros del banco para realizar compras de bolsos y gasto en fiestas y clubes exclusivos, Rato ha considerado proporcionado su uso. "Las tarjetas black eran legales y sus gastos perfectamente deducibles. Es una lástima que no contemos con la presencia de la Agencia Tributaria", ha lamentado durante su declaración.

En la misma línea de argumentación, el que fuera vicepresidente del Gobierno en dos ejecutivos de José María Aznar de 1996 a 2003 ha recordado que "los gastos deducibles no son ilegales".

Mala memoria

A respuestas de las preguntas del fiscal, el directivo ha indicado que "no recuerda" si Caja Madrid, a la postre rescatada con dinero público, no le dejó claro si debía presentar justificantes de gastos. "Me dijeron que era para gastos personales", ha señalado.

El ministerio público ha recordado la inyección de capital en la entidad financiera, y ha manifestado que "todos los españoles tienen vela en este entierro", en referencia al proceso que juzga a 65 altos cargos de la compañía, que gastaron un total de 15,2 millones con este método.