Menú Buscar
El presidente de la Cambra de Comerç de Barcleona, Miquel Valls (izquierda), y el abogado Ramon Masià (derecha) / FOTOMONTAJE DE CG

Ramon Masiá intenta llegar a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona

El abogado, que fracasó en su aspiración a tomar la presidencia de Fira hace 20 años, se ha enfrentado en la legislatura aún en curso al actual presidente de la institución

6 min

Ramon Masiá, abogado y economista, presentará este miércoles en Barcelona su candidatura para tomar el testigo de Miquel Valls en la Cámara de Comercio de la capital catalana. Concurrirá a las próximas elecciones a la entidad de dinamización empresarial, un proceso que ya está abierto y que deberá remachar el Gobierno que salga de las urnas el próximo 21 de diciembre. Las instituciones están a la espera de que se publique el calendario electoral para iniciar la renovación encallada desde hace tres años.

Los portavoces de su candidatura señalan que es una persona muy vinculada con la organización --tiene silla en el plenario desde 2002-- y que da el paso adelante de acuerdo con la “actitud crítica” que ha mantenido en los últimos años con Valls.

Actitud del letrado

Extremo que los miembros del plenario actual consultados reconocen, aunque lo vinculan más a la actitud un tanto personalista de Masiá que a una enmienda a la política que ha aplicado la institución. Más, en unos años cruciales en los que ha desaparecido su principal fuente de financiación, el recuso cameral obligatorio, y se han habilitado otras vías para evitar el colapso económico.

Todo ello, mientras se intentaba que los sucesivos Gobiernos de la Generalitat politizaran la Cámara con la nueva ley sectorial que aún no ha visto la luz por la controversia prácticamente unánime que generó entre las 13 organizaciones catalanas.

Operación similar en Fira Barcelona

Cabe recordar que Masiá ya intentó hace 19 años una operación similar en Fira Barcelona. Quiso llegar a la presidencia del comité ejecutivo cuando el malogrado Josep Lluís Jové anunció que renunciaba al cargo y se centraba en Aguas de Barcelona. Pero el plan pasaba por que su tío, el expresidente de la Cámara de Comercio Antoni Negre, asumiera en la misma operación el cargo de director general.

Los movimientos cayeron en saco roto con la llamada refundación de Fira. Negre se centró entonces en la Cámara de Comercio, pero sólo se mantuvo dos años más en el cargo. Masiá se distanció de él y se unió con Valls para plantear una candidatura alternativa en la organización en 2002 que, finalmente, venció, indican fuentes de su entorno.

Esta colaboración se ha erosionado con el paso de los años hasta los niveles actuales. Los enfrentamientos públicos que el letrado mantiene con el presidente actual --que no se presentará a la reelección-- han sido habituales en el último mandato, añaden los mismos interlocutores.

Candidatura abierta

Su capacidad para preparar los comicios en la Cámara de Comercio es uno de los elementos que ponen en valor desde su candidatura. Aseguran que su intención será aplicar una gestión empresarial en la organización de dinamización empresarial y que por ello se rodeará de un equipo con un perfil muy profesional.

Suena el nombre de Joan Planes, presidente de honor de Fluidra, para acompañarle, aunque sus portavoces no han confirmado su adhesión. Indican que se trata de una candidatura abierta y que se presenta ahora para que nadie les pueda politizar.

Fichajes frustrados

Y es que, según indican desde el entorno de Masiá, sería el sector más nacionalista de la Cámara el que se habría mostrado más favorable a su propuesta de liderazgo. Un extremo que sus portavoces niegan. “Será una candidatura muy enfocada a la economía y a la empresa, no política”, declaran.

El letrado habría intentado llevar en su propuesta para dirigir la Cámara de Comercio a ciertos pesos pesados de la institución. No habría recogido negativas frontales, indican desde su entrono, pero tampoco habría recibido ninguna respuesta positiva. Cuestión que espera enmendar en los próximos meses. “La lista está en construcción”, matizan sus portavoces.

Elecciones en 2019

Dispone de suficiente tiempo para acabar de darle forma. Si el último conseller de Empresa, Santi Vila, hubiera publicado el calendario electoral antes de presentar su renuncia al cargo, se esperaban los comicios en las 13 cámaras de comercio catalanas para la próxima primavera. Pero el procés también se ha llevado por delante estas previsiones.

Ahora, se estima que las urnas se pondrán entre finales de 2018 y principios de 2019. Y esto sería un cálculo optimista, según las fuentes consultadas.