Menú Buscar
El RACC, contra la restricción de circulación en BCN

El RACC cuestiona el plan para restringir la circulación en el área de Barcelona

La entidad rechaza las medidas de Generalitat y ayuntamiento si no se mejora el transporte público y se implementan ayudas a los que tengan que sustituir su vehículo

3 min

El RACC no ve claras las medidas anunciadas por la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y los consistorios de su entorno para prohibir la circulación de los vehículos más antiguos --los de más de 20 ó 25 años-- a partir de 2019.

La entidad, una de las más influyentes y prestigiosas en el mundo automovilístico catalán, ha advertido de que estas propuestas pueden afectar negativamente a la movilidad de gran parte de los ciudadanos --cerca del 50% del parque móvil--, especialmente las de los colectivos más vulnerables, y ha mostrado su preocupación porque "serán muchas las personas y las familias que tendrán problemas para cubrir las necesidades de desplazamiento más básicas de su vida cotidiana".

En una carta enviada esta semana a sus socios, el presidente del RACC, Josep Mateu, asegura que el club no apoyará las medidas de restricción de la circulación si las administraciones no realizan --previamente a la aplicación de dichas medidas-- mejoras significativas en el transporte público y establecen ayudas económicas para los usuarios que se vean obligados a sustituir su vehículo.

La asociación automovilística contactará en los próximos días con las administraciones implicadas en este asunto para instarles a concretar las acciones previstas para mejorar el transporte público --garantizando la movilidad en todas las franjas horarias y en todos los días de la semana de los afectados por las restricciones--; las medidas compensatorias en forma de ayudas a los usuarios que tengan que prescindir de sus coches; el plan de coordinación e implementación de dichas acciones; y los motivos por los que se pretende prohibir la circulación de los turismos más antiguos pero no de los camiones, pese a ser los mayores contaminadores.

El RACC propone, además, un paquete de "acciones complementarias" de "aplicación inmediata" para mejorar la movilidad en el área metropolitana de Barcelona y reducir la contaminación, que incluiría potenciar los aparcamientos de disuasión, económicos y vigilados; extender la velocidad variable a los accesos metropolitanos; implantar los carriles Bus-VAO de bajo coste de inversión; eliminar los vehículos diésel de la flota de autobuses urbanos, e incentivar la compra de vehículos sin emisiones contaminantes.